Principales errores a evitar y 10 claves para no sufrir inutilmente. Entreviata Agencia EFE a Mª Jesús Álava

Os adjunto hoy la entrevista ralizada por la Agencia EFE Salud a Mª Jesús Álava, sobre la Inutilidad del Sufrimiento:

Alguna vez pensamos con qué facilidad sufrimos? ¿Cuánta vida se nos escapa sufriendo?¿Cuánta energía desperdiciamos? ¿Cuántas ilusiones y esperanzas tiramos? ¿Cuántas alegrías ahogamos? La psicóloga María Jesús Álava Reyes analiza la inutilidad del sufrimiento en un artículo para Efesalud.

María Jesús Álava Reyes lleva más de treinta años dedicada a la Psicología clínica, educativa y de empresa. Especialista en coaching ejecutivo, recursos humanos, psicodiagnóstico y psicoterapia, también es profesora de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo.

Actualmente dirige el Centro de Psicología Álava Reyes y es autora de libros como “Las 3 claves de la felicidad”; “Recuperar la ilusión”, “Aprender a ser feliz” o “El NO también ayuda a crecer”, además de “La inutilidad del sufrimiento” sobre el que escribe este artículo para Efesalud.

La inutilidad del sufrimiento

por María Jesús Álava Reyes

¿Alguna vez pensamos con qué facilidad sufrimos? ¿Cuánta vida se nos escapa sufriendo?¿Cuánta energía desperdiciamos? ¿Cuántas ilusiones y esperanzas tiramos? ¿Cuántas alegrías ahogamos? La psicóloga María Jesús Álava Reyes analiza en un artículo en Efesalud la “inutilidad del sufrimiento”

Hablar de la inutilidad del sufrimiento puede parecer a algunas personas una provocación. Afortunadamente, cuando explicamos las claves en las que la psicología positiva del siglo XXI basa sus postulados, pasamos del rechazo inicial a la aceptación plena.

La realidad es que, sin darnos cuenta, repetimos conductas, rutinas, costumbres, hábitos…. Formas de actuar que, inexorablemente, nos hacen sentirnos mal, pero que se nos antojan imposibles de evitar.

Qué recursos nos ofrece la Psicología para evitar el sufrimiento inútil

Entre otros, destaca la TERAPIA RACIONAL EMOTIVA, que sostiene que “las personas crean y destruyen sus propias emociones”.

Vamos a intentar ayudar, en la medida de lo posible, a ver la vida con más realismo, con más ánimo, con más ilusión, con el convencimiento de que podemos controlar nuestra propia vida y de que lo podemos hacer sin requerir ningún cambio milagroso a nuestro alrededor.

Para ello veremos que lo importante no es “lo que nos pasa”, lo crucial es lo que pensamos en cada momento. El pensamiento es previo a la emoción, y ese pensamiento es el que nos hace sentirnos bien o mal. Este hecho explica por qué las personas que han vivido o presenciado un mismo hecho experimentan emociones muy diferentes ante él: unas pueden sentirse desgraciadas, otras afortunadas, otras indiferentes…

¿Cómo actuar en situaciones límite?

Es lógico que algunas personas piensen que es imposible no sufrir ante determinados hechos: muerte de un ser querido, enfermedades graves, accidentes, “situaciones límite”, catástrofes naturales… Y, por supuesto, ¡tienen razón!, pero ¡no nos equivoquemos!; una cosa es el sentimiento absolutamente natural, espontáneo y humano que experimentamos ante situaciones dramáticas, y otra muy distinta es el pozo en el que caemos cuando parece que solo hay un camino: el de bloquearnos, sumergirnos y dar vueltas ininterrumpidamente a unos hechos que ya no tienen marcha atrás.

No buscamos el endurecimiento de las personas–¡todo lo contrario!–, pero la sensibilidad no consiste en sufrir y sufrir, sin posibilidad de superar el sufrimiento, o dejar de luchar ante los acontecimientos hostiles o difíciles, ni hundirse ante la adversidad o “tirar la toalla” en los momentos en que parece no haber esperanza.

La sensibilidad engrandece al ser humano, y acompaña a las personas auténticamente privilegiadas.

Reiteramos que lo importante en nuestra vida son los pensamientos, no los acontecimientos, pero¿cómo podemos controlar lo que pensamos?

Cómo conseguimos el control de nuestros pensamientos

Siendo conscientes de nuestros pensamientos automáticos y cambiándolos por otros más objetivos y realistas.

A nuestro cerebro le podemos enseñar y le podemos entrenar para que descubra los pensamientos racionales y los diferencie de los pensamientos automáticos y muchas veces irracionales.

Otro punto esencial será desarrollar de nuevo la capacidad para ilusionarnos.

Definamos nuestras ilusiones

¿Nos hemos preguntado qué les falta a las personas que se sienten infelices o agotadas, a las que nos dicen que ya no pueden más?¿Qué nos falta cuando nos sentimos impotentes y sin esperanzas?: NOS FALTAN ILUSIONES.

Principales errores a evitar

  • Sufrir inútilmente.
  • Darle vueltas a un hecho que ya ha pasado.
  • No aceptar lo inevitable.
  • Complicarnos la vida inútilmente.
  • Expresar todo lo que pensamos.
  • Creer que siempre estamos en posesión de la verdad.
  • Quien siempre cree estar en posesión de la verdad demuestra una ignorancia suprema, y una arrogancia intolerable.
  • Echar la culpa de lo que nos pasa a quienes nos rodean.
  • Querer arreglar las cosas efectuando cambios drásticos en nuestra vida.
  • Vivir las contrariedades y los imprevistos como tragedias.
  • Pensar que “lo nuestro” no tiene solución.
  • Dejarnos contagiar por el pesimismo reinante.
  • Agotarnos física y mentalmente. Pretender llegar a todos los sitios.
  • No ser conscientes de nuestros límites.

Reglas de oro

  • Creer en nosotros mismos.
  • Intentar “sentirnos bien” cada día.
  • Ser conscientes de que la felicidad está en nuestras manos.
  • Seguir confiando en nosotros en los momentos difíciles y convertir las crisis en nuevas oportunidades.
  • Coger distancia para ser objetivos y aprender a observar y actuar de forma racional.
  • Convertir cada día en un nuevo aprendizaje.
  • Ante la irritación, autocontrol.
  • No insistir en los errores de siempre.
  • Aprender a ser realistas. Conocer nuestras posibilidades y nuestras debilidades.
  • Premiarnos de vez en cuando, y siempre que nos encontremos en baja forma.
  • Aceptar que no somos dioses. (No podemos arreglarlo o controlarlo todo).
  • Utilizar el sentido común.
  • Fomentar el sentido del humor.
  • Asumir que estamos aquí para aprender a ser felices, no para sufrir.

Vídeo de la jornada Coaching en Fibra: Una buena alimentación, deporte y ser feliz: tres claves para sentirse como nuevo por dentro y por fuera

Os adjunto el vídeo resumen de la jornada Coaching en Fibra (pincha en la foto para a la noticia del diario ABC con el vídeo):

Coaching en fibra All Bran

Sabemos que incluir fibra en nuestra dieta es imprescindible. Es algo que casi todo el mundo conoce. Pero hay mucho más. En su afán de promover un estilo de vida saludable, All Bran®, marca líder en el segmento de la fibra en España, ha celebrado la “I Jornada de Coaching en Fibra”. En ella, expertos han expuesto los tres pilares fundamentales para cuidar la salud digestiva, aliada imprescindible del bienestar general, que no son otros que una buena alimentación, hacer deporte y ser feliz. Para tener una buena salud digestiva el Doctor Enrique Rey Díaz-Rubio, experto de la Fundación Española del Aparato Digestivo, recomienda tomar fibra como la de salvado de trigo que es una de las más eficaces y sobre la que dice que: “no sólo ayuda a la regularidad del sistema digestivo, sino que aporta nutrientes esenciales”. Una buena salud digestiva nos ayuda a conseguir una buena salud emocional. Por ello la jornada ha contado también con un Taller de la Emociones impartido por la psicóloga Silvia Álava. Como ha explicado durante la clase, “el cerebro tiene implicaciones emocionales en el estómago, de la misma forma que una mala alimentación terminará influyendo en nuestro rendimiento”. Por ello, remarca que: “es muy importante controlar las emociones para tener una buena salud digestiva ayudando a alcanzar un mayor bienestar general”. Y tan importante como cuidarnos por dentro es hacerlo por fuera. Por ello la cantante Soraya Arnelas se ha encargado de la parte con más ritmo de esta jornada. Soraya ha señalado la importancia de practicar deporte de manera habitual: “hacer ejercicio a diario nos ayuda a tener una mejor salud, a estar menos hinchadas, a sentirnos mejor con nuestros cuerpo, y en definitiva, a sentirnos como nuevos, por dentro y por fuera”. Pero antes de terminar, la cantante ha demostrado que también sabe moverse a ritmo de “Zumbran”, un baile y unos movimientos para ayudar a mover nuestro estómago y todo nuestro cuerpo.

FUENTE: diario ABC

Fenómeno fans: Podcast de la intervención de ayer en el programa Edición Limitada de Gestiona Radio

Os adunto el podcast donde podéis escuchar la intervención de ayer en el programa de María Villardón, Edición Limitada, espero que os resulte interesante!

Edición Limitada de Gestiona Radio - María Villardón

Fenómeno fans hoy a las 13.15h en Edición Limitada de Gestiona Radio

A eso de las 13.15h participaré en el programa de María Villardón, Edición Limitada, en Gestiona Radio: hablaremos sobre el Fenómeno fans entre adolescentes y jóvenes, su influencia en la familia y cómo gestionarlo por parte de los padres.

Podéis seguirlo en directo en el siguiente enlace:

Logo_gestiona_Radio

 

I Jornada de Coaching en Fibra organizada por All Bran de Kellogg’s en el Mercado de San Ildefonso: claves para sentirse como nuevo por dentro y por fuera.

Hoy he tenido el placer de participar en esta jornada organizada por All Bran de Kellog’s junto con Soraya Arnelas, y el Dr. Enrique Rey:

All Bran en su afán de promover un estilo de vida saludable ha celebrado la I Jornada de Coaching en Fibra en el Mercado de San IldefonsoD. Rafael Ansón, presidente de la Real Academia de Gastronomía, ha sido el encargado de presentar y moderar una mesa redonda, en la que, a modo de coaches, hemos expuesto los tres pilares fundamentales para el cuidado de la salud digestiva, y así contribuir al bienestar general:

Mesa redonda Coaching en Fibra All Bran

  • El pilar nutricional: Para tener una buena salud digestiva el Dr. Enrique Rey Diaz-Rubio experto de la Fundación Española del Aparato Digestivo recomienda tomar fibra como la de salvado de trigo que es una de las más eficaces y sobre la que dice que: “no sólo ayuda a la regularidad del sistema digestivo, sino que aporta nutrientes esenciales”. De hecho fue el primer tipo de fibra de cereal en ser reconocido por la EFSA (European Food Safety Authority) como beneficioso para ayudar a cuidar la salud digestiva. Y concluye que: “una buena salud digestiva ayuda a mantener y aumentar el bienestar”.
  • El pilar emocional: por mi parte, expliqué que “el cerebro y estómago tienen implicaciones en ambos sentidos, con consecuencias tanto positivas como negaticas para los dos”. Por ello, “es muy importante controlar las emociones para tener una buena salud digestiva ayudando a alcanzar un mayor bienestar general”.
  • El pilar deportivo: La cantante y concursante del programa de televisión ‘A Bailar’ Soraya Arnelas remarcó la importancia de la práctica habitual de deporte explicando que: “hacer ejercicio a diario nos ayuda a tener una mejor salud, a estar menos hinchadas, a sentirnos mejor con nuestros cuerpo, y en definitiva, a sentirnos como nuevos, por dentro y por fuera”. 

Tras la mesa redonda se desarrollaron dos actividades abiertas al público:

Clase de Zumbran Soraya Arnelas

  • Y un “Taller de Emociones y Salud Digestiva” que tuve el placer de impartir:

Taller felicidad y alimentación All Bran

Os seguiré hablando en los próximos días de los errores que debemos evitar y las claves para conseguir nuestro bienestar emocional y digestivo.

No dejes que el estrés domine tu verano. Colaboración con Agencia EFE Salud

Os adjunto al colaboración realizada con Ana Lázaro de EFE Salud:

La llegada del verano y de las vacaciones tienen su parte positiva pero, aunque no lo creamos, no todo es tan fácil como parece. La reducción de la jornada laboral, planear viajes y pretender prestar demasiada atención a los niños pueden causar estrés. Dos especialistas nos explican cómo normalizar los cambios para disfrutar de estos meses al cien por cien.

estrés en verano

Llevamos meses esperando a que llegue y por fin el verano ya está aquí. El sol, el calor, la playa, pasar más tiempo con la pareja o hacer planes con los hijos son sinónimos de felicidad aunque, si te descuidas, el estrés puede robarte el verano y pasar a convertirse en una pesadilla.

EFEsalud ha analizado cómo evitar  la tensión en los meses estivales con Silvia Álava, psicóloga y consultora en el Centro de Psicología Álava Reyes y Antonio Cano, catedrático de psicología de la Universidad Complutense de Madrid y presidente de la Sociedad Española para el Estudio de la Ansiedad y el Estrés (SEAS).

El estrés “es una reacción normal en los seres vivos que actúan ante el ambiente con el fin de adaptarse mejor”, explica Cano. Cuando tenemos que atender a alguna demanda nos activamos: vamos más deprisa, tensamos nuestros músculos y ondeamos más sangre.

Debido a esto “el estrés se manifiesta a nivel cognitivo producido por un cambio en nuestra forma de pensar; cambios fisiológicos porque nos preparamos para actuar y cambios de conducta”, afirma el experto.

Según apunta Silvia Álava: “No todas las personas tienen los mismos síntomas de estrés. Cada uno va a somatizar por la parte que sea más débil: pueden verse afectados físicamente, padecer problemas gástricos o dolores de cabeza”.

Diez consejos para un verano perfecto

  1. No confundir calor con estrés. En verano el aumento de la temperatura puede provocar sudoración, fatiga, agotamiento y angustia y en ocasiones podemos llegar a sentirnos más agobiados de lo normal. “Muchos son los que confunden los síntomas del calor con los del estrés, se trata de un bucle del que es difícil salir”, asegura Álava. Este calor provoca que estemos más irascibles por lo que se produce un aumento del nivel de sensibilidad.
  2. Durante estos tres meses los niños están de vacaciones y se vuelven mucho más demandantes de sus padres. Los más pequeños no entienden porqué los padres no están de vacaciones y ellos si, “esto puede suponer una clara fuente de estrés”, explica la especialista. Por lo que es fundamental explicarles tranquilamente la situación.
  3. Es fundamental gestionar adecuadamente el tiempo y no dejarnos llevar por la tensión y la ansiedad del momento, señala Álava.
  4. Es cierto que con la reducción del horario laboral“al tener menos tiempo para desempeñar las labores del día, el nivel de estrés aumenta”, afirma la experta. Es primordial planificar muy bien y valorar las cosas positivas que supone esa disminución de jornada.
  5. En verano conciliar el sueño puede convertirse en una odisea, indica Silvia Álava. Este es otro factor que hay que tener en cuenta: es básico “dormir bien  para evitar el nerviosismo y la ansiedad durante el día”.
  6. Las vacaciones son para desconectar por lo que disminuir el uso de teléfonos móviles y tablets nos va a ayudar a encontrar la tranquilidad que tanto ansiamos desde hace tantos meses, apuntan ambos expertos.
  7. Según la psicóloga, dedicar más tiempo a actividades placenteras, tenemos que ver la parte positiva que supone esta época del año. Ir a la playa, practicar deporte, estar más tiempo con los amigos son el tipo de actividades que hay que promover para disfrutar y relajarse.
  8. Los dos especialistas afirman que una alimentación equilibrada nos va a ayudar a disminuir el estrés y la ansiedad.
  9. Relajación. Para combatir el estrés los expertos recomiendan practicar alguna técnica de relajación como ejercicios de respiración o visualización.
  10. En vacaciones se pasa más tiempo en pareja o en familia y esto puede ser la causa de la aparición de conflictos afectivos, explica Antonio Cano. Es recomendable comunicarse con los que te rodean e intentar resolver los problemas a través del diálogo.

En definitiva, saber gestionar el tiempo, relajarse e intentar desconectar al máximo de la rutina nos va a ayudar a disfrutar del verano olvidándonos de la tensión y la ansiedad.

FUENTE: EFE Salud

 

5 consejos para combatir el estrés y la ansiedad. Colaboración con teinteresa.es

estrés y ansiedadOs adjunto mi última colaboración con Silvia del Pozo Martínez para teinteresa.es

 

  • Ante una situación que agobia y estresa lo mejor es pararse a pensar en las soluciones que podemos poner de por medio para acabar con el problema.
  • Ejercicios de respiración o de músculos ayudan mucho a relajar el cuerpo en momentos en los que el estrés invade con fuerza.

La mayoría de las personas han sufrido estrés alguna vez en su vida. Problemas laborales, económicos, emocionales, familiares,… cualquier motivo o situación en un momento de flaqueza puede hacernos sentir que no podemos más o que nos supera.

Normalmente, según señalan los expertos, estos agobios o ansiedad suele ser temporales y no crónico. El profesor y miembro de la Sociedad Española de Ansiedad y Estrés, Fernando Miralles coincide con la directora del área infantil del Centro de Psicología Álava Reyes y psicóloga, Silvia Álava Sordo, en que lo mejor es aprender a controlar las situaciones que nos agobian.

Con las opiniones de los dos expertos, Teinteresa.es extrae cinco pasos a seguir para rebajar los niveles de estrés y conseguir que no supongan un problema en  nuestra rutina del día a día.

1. Pensar y reflexionar: Ante una situación que agobia y estresa lo mejor es pararse a pensar en las soluciones que podemos poner de por medio para acabar con el problema. Siempre hay alternativas y métodos, que si pensamos y reflexionamos podremos ordenar en prioridades y preocupaciones más o menos urgentes.

2. Técnicas de relajación: Relajarse en momentos de máximo agobio es muy importante para poder controlar los nervios antes de explotar con un ataque de cólera o de llanto. Para evitar la ansiedad o el estrés hay técnicas que nos pueden ayudar a aliviar la tensión y a concentrarnos mejor en la solución al problema.

Ejercicios de respiración o de músculos ayudan mucho a relajar el cuerpo en momentos en los que el estrés invade nuestro cuerpo con fuerza.

3. Pensamientos positivos: Puede que el estrés no parezca temporal cuando se está atravesando una mala situación, pero el estrés puede desaparecer, generalmente cuando te das cuenta del problema y comienzas a tomar medidas para resolver lo que te preocupa. Si puedes permanecer positivo mientras se atraviesa la situación, ayudará a las personas a superarse a sí mismo con más rapidez.

4. Buscar distracciones: No todo en la vida es trabajar, estudiar o hacer las cosas de casa. Hay que buscar momentos para hacer lo que más nos gusta, escuchar música, ver la televisión, salir, tejer, dibujar o leer. En general cualquier práctica que nos apasione es una excelente terapia para huir de la rutina y del estrés.

5. Acudir al médico si es necesario: Si el estrés no cede lo mejor es acudir a un profesional que nos ayude a superar la “mala racha” y que ayude a buscar las soluciones que en ese momento no se ven.
Fuente teinteresa.es:  Cinco consejos para combatir el estrés y la ansiedad  http://www.teinteresa.es/salud/consejos-combatir-estres-ansiedad_0_1162085452.html#WaQ1O5DBVM81LTZq

Así se quita el ansia por comer. Vía diario ABC

Fotolia_41686782_Subscription_Monthly_M_xoptimizadax--644x362¿Te has preguntado por qué te sientes mal cuando comes mucho y, sin embargo, vuelves a caer en la tentación?

No son pocas las series de televisión que muestran desde a un grupo de adolescentes a mujeres ya maduritas intentando resolver algún problema sentadas frente a una gran tarta de cholocate o un suculento helado. Esta escena en cuestión da a entender que ingiriendo estos dulces se logra alejar la amargura del tema que tanto preocupa o, al menos, si no se soluciona, la comida aporta ese momento placentero que compensa la angustia del problema.

Cuando esta fórmula —intentar apaciguar un contratiempo con la comida— se repite en el tiempo, es cuando aparece el verdadero problema. La persona come, y cada vez de manera más compulsiva, no porque tenga hambre, sino por aliviar sus emociones. Tras ello, entra un sentimiento de culpabilidad y vergüenza por sentir que no se es capaz de controlarse y, sobre todo, porque lo que se ingiere no suelen ser alimentos bajos en calorías, más bien todo lo contrario: chocolate, bollos, natillas, helados, chuches… La báscula y el espejo se convierten en sus peores enemigos porque no esconden los excesos cometidos.

Este comportamiento afecta no solo al estado físico o psicológico de la persona, también a sus relaciones sociales (querrá salir menos), a su familia (mal humor, apatía, tristeza), su trabajo (falta de concentración…).

Más mujeres que hombres

Según los especialistas en el tratamiento de la ansiedad por comer, este mal afecta más a mujeres que a hombres. Las mujeres sienten cada vez más presión por ser perfectas y mucho más cuando son madres de familia y deben ocuparse de su trabajo, la casa, los niños, el resto de la familia… tareas nada fáciles de compatibilizar. «El día tiene 24 horas y hay que aprender que muchas tareas de las que realizan no son totalmente imprescindibles, y menos para la supervivencia de uno mismo y de los demás. Hay que saber ser realistas y planificar hasta dónde podemos llegar», apunta Antonio Cano, presidente de la Sociedad Española para el Estudio de la Ansiedad y el Estrés (SEAS).

Aunque en menor medida, en los hombre también se produce este deseo de asalto a la nevera, sobre todo después de una jornada estresante de trabajo o de problemas familiares, aunque las causas pueden ser muy diversas.

El estrés excesivo cambia el comportamiento hacia acciones menos saludables porque al tener menos tiempo no descansamos, no realizamos ejercicio físico, ni siquiera se encuentra un rato para ir al médico cuando nos sentimos mal, lo que lleva a desarrollar adicciones al tabaco, al alcohol, al juego o a la comida, entre otras posibilidades.

«La comida se convierte en un ansiolótico —apunta Cristina Wood, psicóloga especialista en ansiedad y estrés del Centro de Tratamiento de la Ansiedad y el Estrés, Cetaes—. El problema es que cuando el tema les desborda y engordan y se percatan aún más de su problema, estas personas acuden al médico de cabecera quien les manda al endocrino, pero no se trabaja sobre sus emociones y pensamientos. Acudir a la comida para sentirse mejor es un comportamiento aprendido y, del mismo modo, se puede desaprender».

¿Se puede evitar comer de forma complusiva?

«Sí, —asegura con rotundidad el presidente de SEAS—. Es un problema que se puede solucionar. No es un proceso difícil. Eso sí, requiere el compromiso de acudir a un especialista en Psicología, seguir sus indicaciones y realizar las tareas que mande para hacer en casa. El papel activo de la persona que come por ansiedad es la clave».

Según Cristina Wood, para ayudar a estas personas, los especialistas siguen una serie de pautas:

—En primer lugar, deben identificar las emociones y lograr que los pacientes expresen lo que uno siente para conocer su punto de partida.

—Después hay que comprender esas emociones (saber porqué uno está triste, nervioso, agobiado…). De esta forma, se puede proceder con mayor facilidad a saber gestionarlas y actuar sobre ellas. «Existen técnicas cognitivo-conductual que comienzan por ofrecer al paciente educación —añade el presidente de SEAS—. El paciente debe tener en todo momento un papel activo. No basta con tomar pastillas porque las pastillas no ayudan por sí solas a cambiar los hábitos de conducta y, al dejarlas, el problema podrá volver. Lo importante es atajar el problema desde su inicio y analizar las causas que llevan a una persona a actuar así».

—Para ello, el especialista le ofrece las herramientas que debe manejar para reparar la situación y normalizar su vida. Es la fase de resolución de problemas, autocontrol, manejar la insatisfacción corporal, manejar la vergüenza.

«No hay que olvidar —explica Cristina Wood— que las personas que sufren por la comida, se enfrentan, al menos, tres veces cada día a su problema: cuando se sientan a una mesa en el desayuno, comida y cena. Su martirio puede ser constante. Lo importante es que sus metas sean las de aproximación al problema y saber cómo evitarlo. De esta forma sentirán alivio, ganarán confianza, cambiarán la forma de verse, darán a su cuerpo lo que necesita, comenzarán a adelgazar y a quererse a ellos mismos. Su alegría y satisfacción crecerán».

Esta psicóloga de Cetaes apunta que cada paciente tiene su punto de partida, pero «en tres meses, una hora a la semana, de trabajo conjunto una persona puede sentirse infinitamente mejor».

Decálogo de recomendaciones

1. En la obesidad intervienen factores genéticos, metabólicos, psicológicos y sociales. No es solo una cuestión de voluntad. No te juzgues por ello, toma conciencia de tu problema y afróntalo.

2. Sigue el plan nutricional recomendado por tu médico. Las dietas restrictivas continuadas tienen efecto rebote. Plantéate objetivos exigentes en poco tiempo no es eficaz.

3. Muévete. Realiza algún ejercicio físico que te agrade con regularidad y lleva una vida diaria activa.

4. Puedes aprender a regular el estrés y tus emociones, ya sean positivas o negativas. Consigue diferenciarlas de la comida. Algunas emociones como la ansiedad, la tristeza o laira, si son intensas pueden llevarte a una sobreingesta descontrolada en poco tiempo (atracones) o a comer constantemente.

5. Estar centrado o preocuparse demasiado por la comida y por tu silutea genera conflictos con tu imagen corporal y falta de confianza. Ocúpate en vez de preocuparte. genera nuevos hábitos saludables de alimentación, que puedas mantenersiempre, en lugar de seguir dietas para adelgazar que solo puedas mantener durante algún tiempo.

6. Intentar repetidamente disminuir el peso sin éxito puede hacerte pensar que no lo conseguirá y podría afectarte y sentir que no tienes control en otros ámbitos de la vida.

7. Aprende a gestionar tus objetivos. es fundamental cambiar la dieta y aprender a consolidar los cambios conseguidos. haz un seguimiento con los expertos en el tema.

8. Acepta que tu problema tiene solución, sé sincero contigo mismo en lugar de engañarte. Si resuelves tus problemas emocionales y aprendes a tener fuerza de voluntad lo conseguirás.

9. El apoyo de tu familia y amigos es importante, expresa y comparte tus dificultades y pídeles ayuda.

10. El médico, el psicólogo y el especialista en nutrición son los profesionales fundamentales para el tratamiento de la ansiedad.

FUENTE: Diario ABC

Los niños toman la cocina: Que los pequeños de la casa participen en la elaboración de las comidas no solo les hace más felices; les hace más sanos

Noños en la cocinaOs dejo hoy un iteresante artículo de Thiago Ferrer Morini sobre niños y cocina, publicado en el diario El País el pasado 19 de Junio

Para un niño, la cocina es un lugar misterioso. Es un sitio donde entran los mayores y, tras un proceso que envuelve tiempo y una serie de diferentes olores —generalmente agradables— sale comida. Para un padre, o una madre, la cocina es un lugar peligroso. Cuchillos, enchufes, placas calientes, productos de limpieza, todo cosas a las que los niños no deben acercarse, cuanto menos tocar. Sin embargo, el romper esa relación de miedo y misterio es beneficioso para los niños. Enseñarles a cocinar no solo les da un sentido de responsabilidad y les involucra en las tareas del hogar, sino que además, es bueno para su salud.

Un estudio, encargado por la multinacional agroalimentaria Nestlé, ofreció un menú a 47 niños de entre seis y diez años. Los platos fueron pasta, coliflor, pollo empanado y ensalada. Algo más de la mitad de ese grupo participó con al menos uno de sus padres en la elaboración de las comidas familiares; la otra mitad no. Al final de la experiencia, el grupo que participó en la preparación consumió un 27% más de pollo y un 71,6% más de ensalada.

Tras el estudio se hizo un pequeño cuestionario a los participantes. “Los niños que colaboraron se sentían más orgullosos, más felices, más mayores y más en control de la situación”, comenta Klazine van der Horst, una de las responsables del estudio.

La de Van der Horst no ha sido la primera experiencia para analizar los beneficios de traer a los niños a la cocina. “Aunque nunca han sido muy amplias, hay experiencias previas en la misma línea”, señala José Manuel Moreno, coordinador del comité de Nutrición de la Asociación Española de Pediatría. “Se ha demostrado que si los niños participan en la elaboración de la comida se alimentan mejor”.

No siempre se incentiva la participación de los padres en enseñar a los niños a comer bien

La experiencia, no obstante, aporta algo nuevo. “La mayoría de los estudios sobre el tema se hacen en colegios”, señala Van der Horst. “Esta es una de las primeras investigaciones que se hacen con familias, y los efectos son ligeramente mejores”. Moreno reconoce que la participación de los padres o responsables no ha recibido demasiada atención por parte de los investigadores y pediatras. “Se hace énfasis en las escuelas sobre la importancia de la nutrición, los niños aprenden cuales son los principales grupos alimenticios… pero luego la vida nos lleva por otra parte”, reflexiona.

“Cuando los niños se implican en la preparación de la comida conseguimos muchas cosas”, relata Catalina García Germán, de The Good Food Company, que tiene talleres en Madrid para enseñar a cocinar a los niños. “Entienden mejor de donde viene cada alimento, valoran más el trabajo que hay detrás de cada comida, les interesan ingredientes que no les gustaban antes…”

La primera pregunta para los padres es ¿dónde y cuándo empezar? “Más que determinar una edad lo ideal sería ajustar la edad a lo que hacen”, considera García Germán. “Un niño de dos años puede ayudarnos haciendo albóndigas, por ejemplo”. Pero meter en la cocina a niños tan pequeños puede preocupar a algunos padres. “Entre los seis y diez años es una buena edad para empezar, porque con los adolescentes lo que hay que intentar es que vengan a comer a casa”, señala Moreno. “Además, es una edad muy segura”.

Lo importante es que sea gradual y divertido. “No hay que complicarse mucho”, señala García Germán. “A veces, dejarles lavar los tomates para una ensalada les resulta un auténtico planazo. Lo ideal es empezar por cosas sencillas que les resulten atractivas, como hacer galletas o darle forma a las trufas”. “Hay que hacer que encaje en la vida cotidiana de las familias”, considera Van der Horst. “Hay muchas formas. Si no conseguimos que sea una experiencia agradable, no va a funcionar. “Los niños tienen que disfrutar del cocinar juntos”, comenta García Germán. “No hay que corregir mucho lo que vayan haciendo. Recuerdo que cuando mi hijo tenía tres años hicimos una paella de salchichas. Lo mejor que puedo decir es que estaba curiosa, pero nos la comimos felices porque él lo estaba”.

Lo importante es que el proceso de aprendizaje sea gradual y divertido

Uno de los factores que incentivan a los niños a comer más y mejor es la posibilidad que tienen de elegir y descubrir los alimentos que van a preparar. “Hay que hacer a los niños responsables de la elección”, continúa Van der Horst. Pero eso no tiene que significar que puedan elegir cualquier cosa. Los padres tienen que insistir en aprovechar la ocasión para que sus hijos prueben de todo, incluidos los ingredientes difíciles. “Lo ideal es intentar combinarlos con otros que sí les gusten”, propone García Germán. “Mezclar las verduras, triturarlas mucho, ponerlas en las salsas… pero ojo: eso solo es un parche temporal”.

La participación de los niños en su dieta no se queda en la cocina. “Que vean cómo se decide la cesta de la compra también influye de manera positiva”, comenta el coordinador del comité de Nutrición de la AEP. “Si encima tienen un pequeño huerto, saben mucho más de dónde sale lo que comen”. Pero dentro de la cocina o fuera, lo importante es que participe toda la familia. “Sabemos que los niños que comen varias veces por semana en familia tienen menos obesidad que los que comen solos”, señala Moreno. “Los niños que cocinan con su familia sienten que su trabajo se valora de una manera concreta”, concluye García Germán. “Lo que ellos cocinan su familia se lo come”.

FUENTE: diario El País

Hoy a las 10,30h en “A Vivir que son dos días” de la Cadena Ser. Hablaremos de “Slender man”

Captura de pantalla 2014-06-14 a la(s) 10.14.56Hoy a las 10,30 horas tendré la ocasión de participar en el programa “A Vivir que son dos días” de la Cadena Ser.

Javier Cansado y Marisa Toro presentan una sección sobre términos que han crecido en búsquedas en interne en la última semana, y en esta aparece “Slender man”, que es un personaje terrorífico de ficción que se creó en Internet y se ha trasladado a los videojuegos y que ha servido de “inspiración” a dos niñas de 12 años en EEUU para intentar asesinar a una compañera.

Hablaremos de cómo influyen los videojuegos en los niños, cómo pueden llegar a confundir ficción y realidad, etc. un tema muy interesante y que cada día cobrará más importancia.

Pincha en cualquiera de las imágenes para ir a la web del programa y seguirlo en directo

Captura de pantalla 2014-06-14 a la(s) 10.16.19