¿Que hacemos si…?

¿Que hacemos sí… en un momento dado, pierdo la paciencia con los niños y les grito? Luego me lo reprocho.

 Los niños pueden llegar a ser muy persistentes y en ocasiones un poco cabezotas, por eso, es muy normal que el adulto pueda llegar a perder la paciencia y gritarles, pero ¿qué conseguimos con ello? Sí, es verdad que el niño termina obedeciendo, pero a costa de sentirnos mal, y con mucho desgaste emocional.

Por eso, vamos a cambiar la estrategia. Utilicemos la firmeza y la seguridad cuando demos una orden para que los niños aprendan a obedecer a la primera. Eso sí, los primeros que tienen que cambiar son los padres, utilicemos la comunicación no verbal, que puede llegar a ser una herramienta muy poderosa.

Una buena mirada a tiempo, nos ahorrará muchos gritos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s