El olfato, del marketing sensorial al marketing vivencial

De igual forma que se ha estudiado con la música, la iluminación… se ha comprobado que los ambientes agradables de compra, desde el punto de vista de los olores, afectan de forma positiva a los niveles de estimulación o excitación de consumo (Wakefield y Baker, 1998).

Numerosos estudios han concluido, en esta línea, que la generación de aromas atractivos mejora la percepción del punto de venta y produce reacciones emocionales agradables en los consumidores (Bitner, 1992).
La presencia de un aroma agradable en el establecimiento comercial redunda en una evaluación más positiva de los productos que se ofrecen, si lo comparamos con situaciones de consumo sin aroma (Kirk-Smith y Boo, 1987; Spangenbert et al, 1996).
Los olores y aromas son, en definitiva, un excepcional mecanismo para ayudarnos a pasar de lo puramente sensorial a lo realmente experiencial y vivencial, es por ello que cada vez de forma más patente podemos comprobar como los distintos establecimientos apuestan por una identidad olfativa propia, por un olor corporativo, que los diferencia de su competencia y que nos permite identificarlos incluso con los ojos cerrados.
Otra aplicación muy interesante a nivel comportamientos es la que se está aplicando en los lugares de trabajo, se estudia la influencia de los aromas en la creación de espacios más agradables para el trabajo, que reduzcan el estrés y que favorezcan el bienestar de los trabajadores.
Todo un reto el queda por descubrir.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s