Pasión por los dibujos animados

¿Y qué hacemos con los dibujos violentos que atraen a los pequeños? ¿Cómo le convencemos de que no puede ver Sin Chan cuando todos sus amiguitos lo hacen? ¿Si esos dibujos se convierten en héroes y modelos de nuestros hijos, cómo corregimos ese comportamiento?

Este es un gran debate. Es verdad que puede que el resto de niños vea Sin Chan, pero si a nosotros no nos parece un modelo adecuado a seguir, no se lo dejaremos ver aunque sea “el único de la clase que no lo vea”. Cuidamos mucho la elección de amigos de nuestro hijo, a qué colegio irá, en qué ambiente se moverá, a qué actividades apuntarle… pero luego ¿vamos a dejar que un niño maleducado y faltón, que no tolera la más mínima frustración, que trata fatal a su madre y que se baja los calzoncillos a la primera de cambio, se convierta en el modelo de referencia de nuestro hijo? Si lo razonamos un instante, nos daremos cuenta de lo ilógico de la situación.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s