Pasión por los dibujos animados

¿Cómo hacer que los dibujos no se conviertan en una obsesión?

La mochila de Bob Esponja, el balón de Pocoyó, las braguitas de Hello Kitty… Cuando a los niños les da por una serie la convierten en el centro de su universo. ¿Cómo podemos hacer que no se convierta en una obsesión? ¿No somos a veces los propios padres quienes la provocamos rodeándoles de tanto merchandaising?

Los padres deben de poner un límite al merchandaising de los dibujos que ven los niños. Se pueden elegir juguetes, alguna pegatina o el estuche de mi dibujo favorito, pero no caer en la obsesión que todo sea de Bob Esponja, Hello Kitty… los niños funcionan por modas, pero es labor de los padres no fomentar la obsesión en ellos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s