Cuando los padres no se ponen de acuerdo (y III)

Vacaciones en familia¿Cómo combatir la “picaresca” de los niños de “dosificar” determinadas cosas a un progenitor u otro, porque saben que, según el tema, conseguirán lo que quieran (el poli bueno-poli malo)?

Para facilitar que ambos padres sigan la pauta educativa, lo mejor es que las normas y los límites, sean muy claros y estén establecidos de antemano, para que así, ambos progenitores, sigan la misma línea, y no tiendan a contradecirse.

Otra pauta que puede ayudar es que cuando el padre o la madre inicia “la negociación” con el niño, sea este quien la acabe, de esa forma, no habrá contradicción posible. Y ante todo, utilizar el sentido común, que en educación es fundamental, aunque muchas veces sea el sentido más olvidado.

Consejos a seguir para complementarse y actuar como un equipo:

  1. Lo primero a tener en cuenta es que somos un equipo, y eso implica el trabajo en equipo, es decir, aunque las tareas estén repartidas, eso no significa que siempre las tenga que hacer el mismo, la flexibilidad será fundamental para que el equipo funcione, se trata de conseguir entre los dos el objetivo marcado, no tanto de quién lo ha hecho, por lo que si en una determinada situación uno de los dos no puede hacerse cargo de la tarea, o está en peores condiciones, el otro puede realizarla sin que suponga una pelea, o lo anote como un favor personal hacia el otro.
  2. Asignemos las tarea en función de los horarios, por ejemplo, si el padre o la madre llega a casa del trabajo a las 20:30h, lo más razonable será que el que esté en casa sea el que vaya duchando a los niños… o que las tareas se asignen, también, en función de lo que mejor se le da a cada uno, o lo que más le gusta, sabiendo, que en cualquier momento se pueden reasignar y volver a repartirlas.
  3. No olvidemos que una parte fundamental será trabajar la autonomía del niño, por lo que cada vez hay que ir dándoles más responsabilidad dentro del hogar (“lleva el pañal a la basura”, cuando son pequeños, “la ropa sucia a la lavadora”, según vayan creciendo, “ayuda a poner la mesa”…) y no asumamos las responsabilidades que les corresponden a los niños, como por ejemplo, los deberes, una cosa es que los padres les ayuden, y otra muy diferente, es que se hagan los responsables de ellos.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s