Cuando los niños muerden, colaboración con el diario ABC

Os adjunto la colaboración realizada con M.J. Pérez-Barco para el diario ABC;

Niños que muerden ABC - Silvia ÁlavaLa expulsión de un niño de 15 meses durante una semana de una guardería municipal de la localidad de Benejúzar (Alicante) por morder a sus compañeros ha despertado la preocupación de muchos padres que han visto reflejada la misma conducta que siguen sus propios hijos. El mal hábito de morder a los demás, ya sean adultos u otros niños, es muy habitual entre los pequeños de uno a tres años. «Evolutivamente hablando morder es algo normal a esas edades. No podemos pensar que el niño que muerde tiene una patología o un problema severo. Es como una estrategia de defensa cuando otro niño le coge su juguete o tiene algo que él quiere», afirma la psicóloga Silvia Álava, directora del área de infantil del Centro de Psicología Álava Reyes. Pero, sin duda, aunque se trate de una reacción calificada por los expertos como «normal», no hay que dejarla pasar.

A esas edades, los niños comienzan a socializarse, a relacionarse con sus iguales, pero todavía no tienen un lenguaje ni habilidades suficientes para comunicarse. Muerden cuando quieren llamar la atención o conseguir algo, cuando están nerviosos o se frustran, cuando imitan a otros niños que también lo hacen… «Todavía no han aprendido otras estrategias para reclamar lo que quieren o para convencer a otro niño o a un adulto de su propósito», señala Silvia Álava.

Como reacción

Es decir, los niños pequeños muerden porque no saben resolver todavía muchas situaciones. «Suele ser una reacción a algo. Es muy raro que un niño pegue o muerda porque se aburre. Normalmente lo hace porque le han empujado involuntariamente, le han quitado un juguete, algo le molesta… Y la inmensa mayoría de ellos deja de morder cuando descubren otras formas no violentas de resolver sus conflictos», explica el pediatra Carlos González (autor del libro «Bésame mucho»).

“Es una forma de agresión, como pegar o patalear”

Morder no deja de ser una forma de agresión, «igual que pegar, golpear, dar un empujón o patalear…», dice el pediatra. Y al fin y al cabo todas las personas tienen sentimientos de agresividad. ¿Por qué no los más pequeños? Los adultos solo han aprendido a controlar esas conductas. Y eso, es lo que los padres debemos enseñar a nuestros hijos ante cualquier reacción agresiva. «Hay niños que criándolos con infinito cariño y dulzura pueden morder —explica el pediatra—. De lo que no cabe duda es que si unos padres crían a su hijo a base de golpes y gritos, es más fácil que ese niño también golpee y muerda».

Existe una norma que recomiendan los expertos para corregir estos comportamientos y que los niños entienden a esas edades: decirle «no morder». Quizá sea necesario repetírselo más de una, dos y tres veces. «Si además le enseñamos otras estrategias como empezar a pedir las cosas o a esperar cuando quiere algo que tiene otro niño, estaremos favoreciendo su integración social», afirma la psicóloga Silvia Álava, que aconseja también observar al pequeño, cuándo se da esa conducta, con quién, qué estaba haciendo…

“Nunca hay que pegarle, gritarle o castigarle”

Para el pediatra Carlos González es muy importante «proteger a la víctima y que los padres le pidan perdón, porque el niño de dos años que ha mordido no tiene capacidad de pedir perdón o está enfadado y no lo hace. Tampoco debemos tener miedo a separar al niño que muerde a otro lugar, ni a reñirle delante de las demás madres. Siempre hay que vigilarlo y, sobre todo, nunca pegarle, gritarle o castigarle».

FUENTE: diario ABC

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s