¿Cómo conseguir que tu hijo coma bien? colaboración con la revista Yo Dona de El Mundo

¿Cómo conseguir que tu hijo coma bien

Os adjunto la última colaboración realizada con Beatriz Almansa para la revista Yo Dona de el diario El Mundo

“Hay niños que son más comilones, otros más inapetentes… y determinados alimentos pueden no gustarles, pero cuando un niño se porta mal en todas las comidas, o recurre al chantaje y a los lloros, lo más habitual es que esté llamando la atención de los padres”. La psicóloga Silvia Álava, coautora de Cuentos para comer sin cuentos (Ed. La Esfera de los Libros), explica así el calvario al que muchos padres se enfrentan cuando llega la hora de la comida. ¿Cómo acabar con las peleas en la mesa con nuestros hijos? Repasamos con la experta claves para conseguir que los más pequeños coman bien y de todo.

Establecer unas reglas

Lo primero que tenemos que hacer es que el niño sepa qué se espera de él en la comida. Una instrucción del tipo “pórtate bien” es demasiado ambigua. Silvia Álava recomienda realizar un listado con las reglas que tendremos sobre la mesa:

  • Se come todo lo que está en el plato. “Hay padres que sirven mucha comida a sus hijos y luego negocian cuánto se van a comer. El niño no tiene que entrar en este juego, sino que hay que servirle una cantidad adecuada y razonable, y eso es lo que se tendrá que comer. Si quiere más se puede repetir”.
  • No se hacen tonterías en la mesa: “Tienen que saber qué cosas están permitidas y cuáles no, y entender que estar comiendo o cenando con los mayores implica tener un comportamiento correcto, y que si no lo tienen no se les va a hacer caso”.

No caer en sus chantajes

Los niños saben que es un momento propicio para ser el centro de atención, y a veces juegan con eso. Pero, en lugar de caer en su juego, la psicóloga recomienda “no utilizar el castigo como estrategia, pues verá que aunque sea de forma negativa, sigue acaparando la atención; sino utilizar la extinción”, demostrándole que si no come o hace tonterías en la mesa, se le dejará de prestar atención, mientras que si que come o se comportas de forma correcta si se le hará caso”.

Dejarles participar en la cocina

“Que los niños participen a la hora de elaborar las comidas puede ser además de un momento agradable y divertido para pasar en la familia, una buena fórmula para que prueben nuevos alimentos, entiendan la importancia de llevar una alimentación sana y equilibrada, aprendan a colaborar y ayudar en casa”, explica Silvia Álava.

Eliminar distracciones como juegos o la televisión

A diferencia de lo que muchos padres piensan, entretenerles con la televisión o con un juego mientras intentamos que coman no es lo más acertado. Eliminando la televisión y otros elementos distractores favorecemos la comunicación durante la comida facilitando mantener una conversación en la mesa que, apunta Álava, es la forma propicia de conseguir los siguientes objetivos:

  • “Que tarden menos en comer. Muchas veces los niños se quedan ‘abducidos’ delante del televisor y, tener la televisión encendida es una forma de premiar la lentitud, pues cuanto más tarde en comer, más rato de tele verá. Es recomendable además establecer un tiempo tope para la comida”.
  • “Que se centren en la comida, no solo en ingerir los alimentos, sino en conseguir buenos hábitos alimentarios, además de un comportamiento correcto en la mesa”.
  • “Darle importancia a la comunicación familiar. No podemos olvidar la parte social de la comida. Es bueno realizar al menos una comida en familia y aprovechar ese momento para charlar y que cada miembro pueda contar su día”.

A comer se aprende en casa

Enseñarles a comer bien y de todo es responsabilidad de los padres, no del colegio. Pensar en el comedor del colegio como la solución para un niño que come mal o utilizarlo como una amenaza ante una mala conducta es un error que cometen muchos padres, según explica Álava por varios motivos:

  • “Cuando el adulto amenaza con algo, tiene que cumplirlo, sino pierde toda la credibilidad”.
  • “No sabemos si en un futuro será necesario que el niño se quede en el comedor, porque por el horario de los padres no le permita comer a casa, no haya un adulto que le pueda traer y llevar, etc, y entonces lo podría vivir como un castigo, cuando no es así”.
  • “La educación no se puede delegar, será siempre tarea de los padres. Y son los padres quienes tienen que enseñar al niño a comer sano y a comportarse en la mesa”.

Que cunda el ejemplo

Al igual que en otros aspectos de la vida, el niño aprende de lo que ve hacer a los adultos y, sobre todo, a los padres. Y por este motivo, debe cundir el ejemplo en casa, ya que “con los niños no funciona el ‘tú tienes que comer de todo, pero yo como soy adulto no lo hago’. Los primeros que tienen que llevar una correcta alimentación y sentar las bases de una dieta sana y saludable serán los padres”, explica la experta. Los padres no pueden esperar que les descubran en el colegio la necesidad de una dieta sana y equilibrada, es un proceso de aprendizaje que hay que comenzar en casa, donde deben probar de todo. Según Álava, “si los alimentos sanos se incluyen desde pequeños, y se les explica que hay que merendar un bocadillo y fruta, no un bollo, los niños lo entenderán. Pero será fundamental la labor que hagan los padres, además de explicarles los beneficios de la comida sana, deben de controlar la ingesta de bollos y otros alimentos poco saludables”.

Fuente: elmundo.es/yodona

Foto: Shutterstock

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s