5 claves a 5 problemas durante la infancia. Artículo de Teinteresa.com

Niñospegones foto de crecefeliz.comOs adjunto el artículo realizado por Silvia Pozo para Teinteresa.es

  • “No come, no duerme, tiene muchas rabietas,…” son algunos de los quebraderos de cabeza de los padres en los primeros años de vida de sus pequeños.
  • Los miedos en la infancia suelen desaparecer solos y en muchas ocasiones se agravan porque los progenitores les dan más importancia de la que tienen.

Ningún niño viene con un manual debajo del nacimiento cuando nace. Aunque son uno de los motivos de mayor felicidad para la pareja, en ocasiones desesperan tanto que no se sabe qué hacer con ellos.

“No come, no duerme, llora cada vez que le decimos que no,…” son algunos de los muchos quebraderos de cabeza de los padres en los primeros años de vida de sus pequeños.

La psicóloga y directora del área infantil del centro Álava Reyes, Silvia Álava Sordo, publicaba el pasado mes de octubre una guía de consejos para solventar situaciones de ‘crisis’ con éxito. ‘Queremos hijos felices. Lo que nunca nos enseñaron’ muestra  cómo resolver problemas cotidianos.

Teinteresa.es recoge las claves de cinco obstáculos que se dan en la infancia explicadas por esta especialista.

1. A los seis meses, ya pueden dormir solos

Hay muchos niños a los que les cuesta dormirse, tienen pesadillas o no quieren acostarse solos y acaban en la cama de papá y mamá. Álava recomienda establecer hábitos de sueño desde que apenas tienen unos meses de vida.

“Si estamos con ellos hasta que se duerman, es normal que si se despiertan echen de menos al adulto y le llamen, y que no quieran quedarse solos hasta que se duerman”, explica la psicóloga en libro.

Álava destaca que a los seis meses de vida los bebés ya son capaces de dormirse solos, a oscuras, y dormir toda la noche del tirón, “lo que pasa que en muchas ocasiones no les hemos dado la oportunidad de que lo aprendan”.

Para que sea más fácil, se puede utilizar un juguete o el mismo chupete para que asocien el dormir con ese objeto y no extrañen a los padres. Lo que no se debe hacer por norma es llevarse al niño a la cama de los adultos para que se tranquilices, “porque para él eso es un premio” y lo pueden tomar por costumbre.

Es vital que los peques tengan el mismo horario todos los días para el baño, la cena y el momento de acostarse para que se habitúe a la rutina y no les cueste dormirse.

2. En la mesa…Nunca se cambia la comida

Las guerras en las comidas con los niños suele ser un problema bastante habitual. Es un tema que preocupa mucho a los padres ya que la alimentación es básica para una buena salud.

La experta comenta en su libro ‘Queremos hijos felices’ que desde bien “pequeñitos” hay que acostumbrarles a unas normas a la hora de comer. Es difícil ir introduciendo alimentos a medida que van creciendo ya queextrañan los anteriores y las texturas y sabores nuevas les parecen raras.

Álava recomienda que en la hora de la comida no se distraiga a los niños con la televisión o con juguetes ya que lo único que hacemos es desviar su atención y que se evite disfrazar los alimentos para que no los vean. Apuesta más por unas normas básicas:

– Se come todo lo que está en el plato: para esto es fundamental que los padres pongan cantidades ingentes de comida en los platos y luego negocien hasta dónde pueden comerse. Es mejor ponerle menos cantidad y si se quedan con hambre, que repitan.

– No se cambia la cambia la comida: es importante que sepan desde pequeños que solo hay una comida, y que es esa la que se tienen que comer.

– Asignar un tiempo de comida: La psicóloga cuenta que los niños suelen tender a alargar las comidas porque saben que así reciben más atención. Estableciendo un tiempo razonable, el niño tiene que comprender que pasado ese rato los adultos ya no le acompañarán, se quedará solo en la mesa y si se le ha enfriado la comida por alargar el tiempo, no se le calentará.

– No se hacen tonterías en la mesa: tienen que saber qué conductas se permiten en la mesa y cuáles no.

3. ¿Cómo elegir los juguetes de los niños?

Se acercan las Navidades y con ellas la compra de juguetes y regalitos para los niños. Papá Noel y los Reyes Magos son uno de los momentos de más ilusión para los pequeños de la casa.

Los hijos siempre quieren casi todo lo que ven en la televisión y en las revistas de jugueterías, pero los padres tienen que pensar en cosas que les gusten y además que ayuden a estimularlos y a su aprendizaje.

La directora del área infantil del centro Álava Reyes explica que en función de la edad, los gustos y las habilidades y destrezas del niño se optará por unos juegos u otros.

– Los apilables: se trabajan la motricidad fina, la coordinación oculomanual, la pinza bidigital y la fuerza muscular.

– Los encajables de formas geométricas o de animales: se trabaja la memoria de formas y además aprenden la dinámica del puzle, juego completísimo y, junto a las construcciones, importante en los juegos infantiles.

– Las mantas de actividades: favorecen la motricidad de los bebés.

– Las marionetas.

Cuando comienzan a crecer.

– Los juegos de plastilina, los recortables, vestir y desvestir muñecosson buenos para desarrollar las habilidades de fuerza y agilidad además de ejercitar la paciencia del niño.

– Los juegos de ensartar cuentas o de pincitos son buenos para favorecer destrezas finas.

– Los patinetes, patines, triciclos o bicicletas son perfectos para favorecer la fuerza, potencia y resistencia. Permiten al niño conocer su cuerpo, aprender a dominar sus movimientos y fomentan el desarrollo de la elasticidad.

– Los libros de lectura y cuadernos de actividades también son fundamentales para los niños al igual que los juegos de tipo educativo como el ‘Hundir la flota’ o el ‘Quién es quién’.

– Las cocinitas, los muñecos, los bebés y los disfraces son juguetes que ayudan al juego funcional y simbólico. Les invita a imitar cosas que hacen los mayores como cocinar, cuidar un bebé o hacer de veterinario.

Álava aconseja fijarse en el indicador de la edad de las cajas de los juegos y juguetes para asegurarnos que se adapta a nuestro hijo.

4. Los padres no deben mostrar a los niños que les preocupan sus miedos

En algún momento de la infancia es normal que los niños adquieran miedo a algo. Puede ser un personaje que hayan visto en una película, a un muñeco, a qué entren ladrones o a la oscuridad.

Álava explica que “los miedos suelen desaparecer solos y en muchas ocasiones se agravan porque los progenitores les dan más importancia de la que tienen”. El error más común es mostrar más preocupación de la debida a los niños, lo que estos entienden como un peligro.

Para desmontar los miedos irracionales de los peques lo mejor es hablar con ellos y hacerles ver que no va a ocurrir lo que ellos se imaginan. Por ejemplo, en el caso de tener miedo a la oscuridad, se puede tener una pequeña lamparita por las noches para aliviarles.

También puede pasar que el miedo surja a la hora de dormir, por lo que lo mejor es relajarles contándoles un cuento o imaginar que están en sitios que les gustan.

Cuando el miedo es a los médicos o al colegio nunca hay que permitir que los evite. Para ello lo mejor es enseñarles técnicas de control y de relajación.

5. Las frases prohibidas que jamás hay que decir a los peques

La experta dedica una pequeña parte de su libro a frases que nunca hay que decir a los niños ya que aunque todos los mayores saben que las palabras dañinas tienen un efecto negativo sobre ellos, hay veces que esto se olvida y se dicen cosas de las que luego uno se arrepiente.

Estas son las frases que nunca hay que decirle a un hijo:

“Eres malo” o “eres muy torpe” o “eres muy tonto” siempre es mejor cambiarlo por “hoy te estás portando mal”, “Esta tarde has hecho el vago y no has hecho los deberes” o “no hagas más tonterías”.

– “No me das más que disgustos. ¡Con lo bien que estaba yo sin hijos”. Mejor: “Hoy estoy muy disgustado contigo por esto que has hecho”.

– “Te vas a quedar solito”.

– “Ya no te quiero”. Mejor “cuando te portas mal, nos ponemos tristes/no queremos estar contigo”. Nunca hay que cuestionar el amor por los niños.

– “No tengo tiempo para tus tonterías”.

– “No pareces de esta familia”.

– “Cuando lleguemos a casa te vas a enterar”.

– “Aparta, estoy harta de que estés siempre pegado a mí”.

– “Como suspendas, te llevo a un internado”.

– “Menos mal que tu hermano se porta bien, porque tú…”.

– “Deja de llorar como una niña. Los chicos no lloran”.

 

Estos consejos y muchos más puedes encontrarlos en el libro Queremos Hijos Felices

3D_hijos-felices-Silvia Alava

 El libro también tiene un fin social, siendo donados el 100% de los derechos de autor a la Asociación Nuevo Futuro. Pincha en la portada para comprar ya tu ejemplar y contribuir a la gran labor social de Nuevo Futuro!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s