Cómo conseguir educar a los niños sin gritos. Colaboración con Nosotras.com

Nosotras - Educar hijos felices - Silvia ÁlavaEsta es sin lugar a dudas unas de las preguntas que más nos hacen los padres cuando acuden a nuestro centro de Psicología Álava Reyes. Y dada la importancia del tema, he decidido abordarlo hoy.

No debemos olvidar que la principal fuente de aprendizaje de un niño es el modelado. Los niños copian lo que ven, y sobre todo lo que ven a sus adultos de referencia, que principalmente son sus padres y hermanos mayores. Es por eso, por lo que es fundamental no caer en la trampa de exigir al niño que no haga lo que nosotros hacemos. Por ejemplo, si no queremos que nuestro hijo grite, los padres son los primeros que deben de evitar hacerlo si lo quieren educar correctamente.

Cuando a los niños les exigimos cosas que nosotros no hacemos, no lo entienden, les parece injusto y con toda la razón. ¿Cómo van a entender que yo no puedo gritar cuando mis padres si lo hacen? Además con los gritos lo único que hacemos es presionar a los niños, crear un ambiente de nervios y crispación que en absoluto favorece el aprendizaje, ni crea un buen clima de comunicación, ni de confianza. En ocasiones, dichos gritos pueden llegar incluso a dañar la autoestima y la seguridad del niño.

Hay que tener en cuenta que en ocasiones los niños se pueden poner muy pesados, y agotar la paciencia de los padres, que pierden los nervios y pueden llegar a gritarles e incluso decirles cosas de las que luego se arrepentirán. Esta es una de las razones por las que será más efectivo utilizar el lenguaje no verbal. En estos casos, intentar razonar con los niños no funciona; por mucho que intentemos hacerles reflexionar no lo conseguiremos.

Por eso, ser muy contundentes con el gesto y con la mirada va a ser mucho más efectivo que entrar en la provocación del niño. Los adultos pueden terminar diciendo cosas de las que luego seguro se van a arrepentir, mientras que con una mirada reprobatoria a tiempo el niño entenderá perfectamente qué es lo que no tiene que hacer.

Si el niño está manifestando una clara llamada de atención, con amenazas y gritos por parte del adulto, no se consigue nada. Además, también se está reforzando su conducta: el niño percibe que con esa actitud obtiene la atención del adulto, que es lo que iba buscando. En estos casos, lo mejor es utilizar la ‘extinción’.

Consideramos ‘refuerzoa cualquier consecuencia positiva y será muy importante que no lo confundamos con el recurso de los premios materiales; el mejor refuerzo para los niños puede salirnos muy barato: consiste en la atención de sus padres. Se trata de aprender a reforzarles cuando estén mostrando las conductas que queremos instaurar; es decir, estar con ellos y reforzar y premiar a los pequeños mientras se portan bien y no prestarles atención cuando están realizando las conductas disruptivas o las llamadas de atención que queremos que desaparezcan. Esto es lo que se conoce como ‘extinción’.

FUENTE: Nosotras.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s