La sonrisa beneficia a la salud y reduce el estrés. Extracto Europapress

Silvia Álava - Listerine 5   Silvia Álava, experta en comunicación no verbal,  asegura que “la mejor forma de reducir el cortisol del estrés es sonreír”. Además, afirma que la sonrisa” tiene beneficios positivos para la salud, ya que el cerebro y el cuerpo están en conexión, por lo que se generan endorfinas y serotoninas que hacen gozar de una mejor salud
La gente que más sonríe suele ser la más satisfecha con la vida y también está directamente relacionado con la longevidad, la estabilidad en las relaciones de pareja, e incluso, con la productividad en el trabajo”, comenta la experta. En este sentido, incide en que “la sonrisa es nuestra mejor carta de presentación, ya que el poder de tu sonrisa te hace llegar donde te propongas”.

Según estudios recientes, la sociedad no es consciente del poder que tiene la sonrisa, de lo que se puede conseguir con ella y de sus múltiples beneficios. “Una sonrisa aporta confianza en uno mismo y buena estima social. Sirve para empatizar. Conocer a alguien y sonreír es la mejor manera de abrir puertas. Incluso nos beneficia de cara a afrontar el día a día, generando positividad”, continua la experta en comunicación no verbal Silvia Álava.

A pesar de lo que se piensa, la boca es el primer rasgo en el que se fija una persona – por encima de los ojos y el pelo – porque la boca “transmite emociones y es la parte que más contrasta del rostro“. Así, la sonrisa está ligada íntimamente con el atractivo. “Normalmente las personas que más sonríen son catalogadas como las más atractivas”, finaliza Álava.

Leer mas: http://www.europapress.es/chance/belleza/noticia-sonrisa-beneficia-salud-reduce-estres-experta-20150624133555.html

Aprende a lidiar con las pesadillas. Entrevista en elNuevoDiario.com

¿Cómo se producen las pesadillas y los terrores nocturnos? ¿En qué se diferencian? ¿Cómo deben de actuar los padres en estas situaciones? Ante todo tranquilidad, el somnólogo Eduard Estivill y la psicóloga Silvia Álava dan las claves para comprender y gestionar los malos sueños en los niños.

Trastornos del sueño2El doctor Eduard Estivill, especialista Europeo en Medicina del Sueño, compara dormir con descender los peldaños de una escalera. De este modo, el primer escalón es el sueño superficial, después el profundo y el tercero es el sueño REM, peldaño donde se configuran los ensueños. Este ‘descenso’ es un ciclo que se repite durante la noche.

Pero, ¿qué son los sueños? El especialista explica que se trata de “una combinación de información que tenemos en el cerebro y emociones”, y al configurarse, esta información se mezcla de forma errónea.

“Cuando estamos despiertos el cerebro capta información y emociones por nuestros cinco sentidos y la va guardando hasta que la necesita” apunta el somnólogo, quien señala que llegado el momento, la recopila, junta adecuadamente y explica.

Sin embargo, mientras dormimos, la información que se ha guardado corre una suerte distinta a cuando estamos en vigilia. Al configurarse el sueño, esta “se combina de forma aleatoria y aúna cosas del pasado, del presente y del futuro, pensadas, imaginadas y vividas sin coherencia ni explicación”, afirma Estivill.

¿Qué hacer?

La psicóloga Silvia Álava explica a los padres las pautas a seguir ante las pesadillas y los terrores nocturnos. La experta señala que los episodios de pesadillas aparecen en la segunda mitad de la noche. Entre sus principales características, destaca que el niño se despierta y siente miedo porque puede recordar el contenido del sueño, mientras se producen no suele haber “movimientos ni verbalizaciones”.

Aunque generalmente no suponen un trastorno grave y desaparecen con la edad, si se dan con asiduidad, pueden acarrear al niño temor a dormir, Álava aconseja a los padres seguir estas recomendaciones:

Acudir al lado del niño para calmarlo, pero sin pedirle especificaciones ni dar muchas explicaciones.

No tratar de razonar sobre el desencadenante de la pesadilla sino señalar que fue un mal sueño y hacer que el niño se duerma solo con el objetivo de que aprenda a volver a dormir sin que los padres estén al lado.

Para relajar a los pequeños, la especialista recomienda llevar un vaso de agua y una vez se han calmado, se puede dejar una luz encendida para que se vuelva a dormir.

FUENTE: elnuevodiario.com

Tras el divorcio llegan las nuevas parejas de mamá y papá. ¿Cómo actuar? entrevista en finanzas.com

La llegada de una nueva pareja tras el divorcio puede hacer tambalear la estabilidad y la seguridad que necesita un niño para crecer feliz. ¿Sabes cómo decirle a tu hijo que te has vuelto a enamorar? Te damos las claves.

Hijos tras el divorcioDe los seis millones largos de familias con hijos que hay en España, alrededor de medio millón son familias ‘reconstituidas’. Así es como se denominan esos hogares que nacen tras las nuevas uniones de padres o madres viudos o divorciados. Y todos, probablemente, se iniciaron con esta pregunta: ¿Cómo les digo a los niños que tengo una nueva pareja?

En los foros de Internet, padres y madres en esta situación comparten dudas y piden consejo para afrontar este momento: «Mi hija no acepta a mi nueva pareja. No quiere que venga a casa y mucho menos que se quede», cuenta una de ellas. Celos, rechazo, inseguridad o culpa son algunos de los sentimientos que experimentan los hijos cuando su padre o su madre viven una nueva oportunidad en el amor.

Las claves para que esta etapa se desarrolle de manera feliz para todos son tiempo, paciencia y comprensión. Con la ayuda de Silvia Álava, psicóloga del centro de psicología Álava Reyes y autora del libro ‘Queremos hijos felices. Lo que nunca nos enseñaron’ (JdeJ Editores), te damos cinco pautas para afrontarla:

1.- Tiempo y estabilidad

Sigue leyendo

Padres trabajadores, ideas para sobrevivir en Impacto Latin News New York

SEGURIDAD-NIÑOS --TEMA DE FIN DE SEMANA--

Los padres de hoy lo tienen más difícil que hace treinta años ya que tienen menos tiempo para estar con sus niños y los pequeños sufren presiones que antes no existían. Una psicóloga explica cómo ser padre o madre que trabaja y no desesperarse.

“A diferencia de lo que sucedía apenas tres décadas atrás, la generación actual de padres dispone de menos tiempo para estar con sus hijos y además los niños se ven sometidos a presiones que antes no existían”, asegura la psicóloga infantil Silvia Álava (silviaalava.com) autora del libro “Queremos Hijos Felices”. “La buena noticia es que esta nueva situación familiar no implica que hoy los pequeños estén peor atendidos, y además no se puede generalizar, ya que hay muchas variables individuales a tener en cuenta”, señala Álava, que proporciona algunos consejos para “ser padres trabajadores y no morir en el intento”.

Según Álava, “en líneas generales nos encontramos hoy en día con que los trabajos son muy exigentes, con jornadas que se alargan y se extienden hasta pasada la media tarde, y además el nivel de exigencia hace que, en ocasiones, los padres tengan que terminar su trabajo desde casa”.

“Con la incorporación de la mujer al mercado laboral se ha ganado mucho en igualdad de género, las mujeres son independientes, y se sienten más realizadas, lo que aporta un valor añadido a la educación de sus hijos”, resalta esta psicóloga.

“Sin embargo -prosigue Álava- los niños se encuentran que ambos progenitores están sometidos a un mayor estrés y ansiedad. En ocasiones mandan a alguien recogerles del colegio o no están con ellos por la tarde y, por eso, la aportación de los dos miembros de la pareja en este proceso es fundamental”.

Es importante que los padres se paren a observar qué actividades realizan con sus hijos en casa y cuánto tiempo de calidad pasan con ellos, llevando un sencillo registro escrito del tiempo compartido durante, al menos, una semana. Sigue leyendo

Entrevista para Familia Fácil: “Lo que más nos piden los padres es conseguir que sus hijos sean felices”

Niños felices SIlvia Álava Familia FacilSilvia Álava, Directora del área infantil del Centro de Psicología Álava Reyes, nos ha concedido una entrevista para contarnos cómo podemos tratar diferentes situaciones diarias que nos pueden ocurrir con nuestros hijos, y que sin embargo, a veces nos pilla por sorpresa. Psicóloga y experta en logopedia, la hemos podido ver colaborando en varios programas de televisión y radio hablando sobre conductas infantiles y dando consejo a muchos padres sobre ciertos comportamientos y sus posibles causas y soluciones.

¿Cómo surge la idea de crear una escuela de padres?

La idea surge debido al gran desnivel que hay entre la formación que recibimos para nuestros trabajos, donde intentamos ser los mejores profesionales posible, y hagamos lo que hagamos intentamos formarnos e intentamos seguir haciendo cosas que nos perfeccionen, y en cambio, lo que es sin lugar a dudas uno de los trabajos más importantes de nuestra vista, que es el de ser padre o madre, apenas tenemos formación, y muchas veces te das cuenta de que los padres andan perdidos y utilizan el ensayo y error pero les falta el saber cómo gestionar las situaciones, sobre todo de la mano de expertos con unos estudios detrás.

 ¿Crees que siempre ha sido necesario este tipo de formación o es la sociedad actual la que necesitan un apoyo en su día a día familiar?

Este tipo de formación siempre viene bien, con independencia de la época de la que estemos hablando pero sí es verdad que ahora es más difícil ser padre, porque la sociedad presiona muchísimo más que antes y los niños muchas veces son tratados, prácticamente, como objetos de campañas de marketing, para conseguir que compren juguetes, por ejemplo, y les presionan, por lo que los padres necesitan saber cómo contrarrestar esa presión de las campañas a los niños en este caso.

 ¿Cuáles son los principales cambios que los padres encuentran en sus hijos después de poner en práctica los recursos aprendidos?

Sigue leyendo

¿Es malo pedir besos a los niños? Colaboración con Mujerhoy.com

Os adjunto al colaboración realizada con Raquel Alcolea Díaz de mujerhoy.com

Pedir besos a los niñosBajo el título ‘Por favor, no pidan besos a mis hijos’ la periodista Ana Hanssen abrió el pasado 27 de febrero el debate desde el blog ‘Historias de mamás’ que alberga la web especializada en información infantil ‘Babycenter’ sobre si es adecuado o no que los adultos ‘obliguen’ a los niños a dar besos, así porque sí, aunque no conozcan a la persona a la que habría que dar el beso.

El post de ‘Historias de mamás’ fue comentado cerca de 800 veces y compartido en Facebook más de 640.000 veces convirtiéndose así en un fenómeno viral y suscitando todo tipo de opiniones a favor y en contra de lo expuesto por Ana Hanssen, quien arrancaba así su planteamiento: “De camino a la librería, mi hija y yo nos encontramos con una amiga que iba con un grupo de chicas, todas desconocidas para mí. Al saludarnos, nos presentó a sus amigas y una de ellas, muy decidida, cogió la mano de mi hija y le dijo como dándole una orden: ‘¿Me das un beso?’. Mi amiga, al notar que mi hija no quería, también la quiso obligar con un ‘Sí, ¡dale un beso!’. Entonces ya intervine: ‘Lo siento, pero ella no le da besos a personas que no conoce”.

Una vez planteada la cuestión la autora del post se mostró contundente con este hecho, asegurando no sólo que no le caen bien los adultos que se refieren de forma condescendiente a los niños, sino tampoco aquellos que consideran que les tienen que hacer caso por el hecho de ser mayores o los qu ese creen con derecho a pedirles que hagan cosas que van en contra de sus deseos o sus afectos.

Sobre este punto se manifiesta en la misma línea la psicóloga Silvia Álava, que acaba de publicar ‘Queremos hijos felices’, que además insiste en diferenciar las normas de educación y cortesía de algo muy distinto que es el hecho de obligar a un niño a besar o dar un abrazo a alguien a quien no quieren o no conocen. “Para un niño un beso o un abrazo es una muestra de afecto, un gesto de apego y eso es algo que deben dar a quien ellos quieran”, explica. La experta añade que que, al igual que no debemos obligar a los niños a dar un beso o un abrazo, tampoco debemos instarles a que cuenten su vida o a que den información sobre ellos a personas a las que no quieren.

Lo que sí se puede exigir a un niño, según explica la autora de ‘Queremos hijos felices’, es que siga unas normas básicas de cortesía, que pasan por saludar, contestar al saludo y responder con un ‘Bien, gracias’ si una persona le pregunta cómo está.

Además, la cuestión que plantea Hanssen va mucho más allá pues, tal como argumenta en su blog, algunos estudios demuestran que los niños que son obligados a abrazar y besar en contra de su voluntad son más vulnerables a sufrir un abuso sexual porque no han aprendido a decir ‘no’ al contacto físico indeseado con un adulto. De hecho, este punto es uno de los que ha suscitado una mayor polémica o debate en la Red.

​Sobre este punto, la psicóloga Silvia Álava explica que, no es que exista correlación entre esta práctica y la posibilidad de que haya abusos sexuales, sino que tiene más que ver con un trabajo de prevención para que esos abusos no se produzcan. “Es importante que los niños aprendan desde pequeños que no están obligados a dar muestras de afecto a nadie a quien no quieran mostrarle su cariño. También es importante que sepan decir que ‘no’ cuando algo no les gusta y que sepan que pueden negarse a recibir o a dar una caricia o un beso”.

FUENTE: mujerhoy.com

“Sí, soy una gritona y no sé cómo remediarlo” colaboración con la revista Ser Padres

Os adjunto el enlace a la colaboración realizada para la revista Ser Pardres:

Antídoto pre-alaridoEsa sensación de estar continuamente desgañitándote, de valerse del decibelio para llamar la atención de tus hijos sin que sirva de nada más que para sentirse terriblemente culpable después… Muchas madres (más de las que lo reconocen abiertamente) vivimos esta situación casi a diario. Te contamos: A) por qué no pasa nada por alzar la voz de vez en cuando, y B) cómo poner en marcha otras estrategias menos sonoras pero más efectivas para lograr que te hagan caso.

Pincha en el enlace para abrir el archivo en pdf con el artículo: Sí soy una gritona_Revista Ser Padres_Silvia Alava

FUENTE: revista Ser Padres