¿Cómo ayudar a un hijo introvertido? colaboración con infosalus.com

niños introvertidosNo se puede hablar de una edad para el comienzo de la introversión ni para hacer un diagnóstico de algo que en realidad es un rasgo de la personalidad y no un trastorno. Aunque sí se puede decir que hacia los 4 años se podría decir que los niños ya tienen una representación básica sobre sí mismos.

HIJOS INTROVERTIDOS

Según explica a Infosalus Silvia Álava, psicóloga infantil y autora de ‘Queremos hijos felices. Lo que nunca nos enseñaron de 0 a 6 años’ (JdeJ Editores, 2014), si los niños extrovertidos se lanzan a hablar y establecen una rápida comunicación con los demás y juegan más con otros niños, los introvertidos se quedan más parados, les cuesta entablar conversación con niños que no conocen o hacer peticiones a los desconocidos.

“A los padres les es fácil identificar esta introversión y cómo les cuesta más la relación con los demás. Los niños introvertidos parecen tener una menor necesidad de entablar relaciones con los otros“, señala Álava.

En esto se diferencian niños introvertidos y tímidos, los primeros no tienen necesidad de esta relación, se sienten bien estando solos, sin embargo, el niño tímido quiere relacionarse, interactuar con los demás, pero hay algo que le impide hacerlo como la inseguridad, el miedo a fallar o a no ser aceptado.

Los niños deben aprender a relacionarse con los demás, no hay que dejarles que eviten hacerlo pero tampoco se puede obliga a pedir actuaciones innecesarias en el contexto. “Hay que desmitificar la introversión, es un rasgo más de personalidad, no es patológica, el niño sólo necesita aprender habilidades sociales”, continúa la psicóloga infantil.

CÓMO AYUDAR A MI HIJO INTROVERTIDO: CONSEJOS PARA LOS PADRES

La autora señala a Infosalus algunas pautas de actuación para aquellos padres preocupados por la introversión de sus hijos:

  • No forzar al niño: cuando vayamos a estar en un encuentro social, hay que comentarle que hay más niños y que tiene que involucrarse. Son útiles los juegos dirigidos en los que se sugiere a los niños el juego (como el pilla-pilla o el escondite) o las actividades con monitores de tiempo libre en las que participan todos los niños y no pueden ‘escapar’ de jugar.
  • No etiquetar: no pasa nada por ser introvertido pero no hay que asumir por él la comunicación con los demás ni hablar o pedir las cosas por él y no dar explicaciones ante su falta de contestación o de relación diciendo que es introvertido. “No hace falta que le resuelvas este menor interés por relacionarse con los demás”, señala Álava.
  •  Ensayar con él situaciones sociales: es lo que se denomina ‘role playing’, así se puede ensayar cómo pedir agua a un camarero o jugar a algún amigo. Mamá o papá representan el papel de la persona a la que el niño pide algo. Esto les hace tomar seguridad ante la situación.

DISTINGUIR ENTRE INTROVERSIÓN Y TIMIDEZ

La timidez no es un rasgo de personalidad, como en el caso de la introversión, sino que la persona tímida quiere relacionarse pero se inhibe de hacerlo y esto se acompaña de ideas irracionales sobre no ser aceptado por los demás.

En el caso de los niños es importante detectar esta timidez e ir trabajando pequeñas técnicas para dotar al niño de habilidades sociales, de las que en la mayoría de los casos carecen. Además, la principal fuente de aprendizaje de los niños es el modelaje de los padres a los que suelen copiar, por ello es importante darse cuenta de cuál es el modelo que estamos enseñando a los niños e ir trabajando sobre ello.

Es muy importante también en el caso de los niños que presenten timidez, no etiquetarlos y no sobreprotegerles, es decir, no resolver por ellos las situaciones en las que sientan esta timidez, porque de esta forma no desarrollarán habilidades sociales. Hay que reforzarles cada vez que hacen un pequeño gesto y no criticarles ni compararlos con sus hermanos, primos, amigos, etc.

“No hay que permitir el aislamiento del niño sino favorecer su participación en actividades que promuevan el contacto con otros niños y evitar llevar con ellos juegos que puedan realizar en solitario como las consolas“, señala Álava.

No hay que forzar la situación social y marcar metas objetivas como sólo saludar y luego jugar y sobre todo fomentar la independencia del niño. “Se puede invitar a amigos y a sus hijos a casa, donde el niño está más seguro, para luego ser recíprocos y visitar a estos amigos en su casa, para que el niño pueda ir aprendiendo las normas sociales de forma natural”, concluye la psicóloga infantil.

Anuncios

La sonrisa beneficia a la salud y reduce el estrés. Extracto Europapress

Silvia Álava - Listerine 5   Silvia Álava, experta en comunicación no verbal,  asegura que “la mejor forma de reducir el cortisol del estrés es sonreír”. Además, afirma que la sonrisa” tiene beneficios positivos para la salud, ya que el cerebro y el cuerpo están en conexión, por lo que se generan endorfinas y serotoninas que hacen gozar de una mejor salud
La gente que más sonríe suele ser la más satisfecha con la vida y también está directamente relacionado con la longevidad, la estabilidad en las relaciones de pareja, e incluso, con la productividad en el trabajo”, comenta la experta. En este sentido, incide en que “la sonrisa es nuestra mejor carta de presentación, ya que el poder de tu sonrisa te hace llegar donde te propongas”.

Según estudios recientes, la sociedad no es consciente del poder que tiene la sonrisa, de lo que se puede conseguir con ella y de sus múltiples beneficios. “Una sonrisa aporta confianza en uno mismo y buena estima social. Sirve para empatizar. Conocer a alguien y sonreír es la mejor manera de abrir puertas. Incluso nos beneficia de cara a afrontar el día a día, generando positividad”, continua la experta en comunicación no verbal Silvia Álava.

A pesar de lo que se piensa, la boca es el primer rasgo en el que se fija una persona – por encima de los ojos y el pelo – porque la boca “transmite emociones y es la parte que más contrasta del rostro“. Así, la sonrisa está ligada íntimamente con el atractivo. “Normalmente las personas que más sonríen son catalogadas como las más atractivas”, finaliza Álava.

Leer mas: http://www.europapress.es/chance/belleza/noticia-sonrisa-beneficia-salud-reduce-estres-experta-20150624133555.html

El día en que me convertí en adulta. Claves para tomar las riendas. Colaboración con la revista Mujer Hoy

pic.aspxDice el diccionario que adulto es aquel que ha llegado a su máximo crecimiento o desarrollo. La edad biológica hace que tanto nuestro cuerpo como nuestro cerebro maduren. ”Al finalizar la adolescencia, el lóbulo prefrontal que es la zona responsable del autocontrol, de la regulación emocional y de dirigir nuestra conducta está maduro para hacerlo”, explica la psicóloga Silvia Álava. Otra cosa es que lo haga…

Ser el dueño de la propia vida no es una cuestión de edad sino de una combinación de factores. Uno es el capitán de su vida cuando vive de manera autónoma y goza de independencia económica; cuando toma sus decisiones y dispone de habilidades para cumplir con sus expectativas; cuando asume sus responsabilidades y acepta las consecuencias de sus actos; cuando es capaz de manejar sus emociones y de capear tiempos difíciles…

Y, sin embargo, la suma de todo esto no nos libra de las dudas y de esos vacíos existenciales tan difíciles de precisar. En muchos casos puede relacionarse con una falta de seguridad personal; pese a que cumplo con lo establecido siento que no lo hago todo lo bien que debería…, explica Silvia Álava. Es lo que le pasó a Kelly Williams Brown, una estadounidense al borde de los 30 y autora de Adulting: cómo convertirse en adulto en 468 facilísimos pasos.

A pesar de ser independiente y tener un buen trabajo, se sentía ”como una niña la mayor parte del tiempo” y se dio cuenta de que no era la única tras entrevistar a cientos de personas. Por eso recopiló, en una guía desternillante, su visión sobre cómo madurar sin morir en el intento. Un ejemplo: ”Si quieres tirar algo líquido hazlo en el fregadero. Si quieres tirar algo sólido (aunque sea arroz o esas bolitas metálicas que adornan las tartas) hazo en la basura. Siempre”. O no tengas miedo a las charlas educadas e intrascendentes: el 87% son demasiado largas, pero acaban.

Aunque también hay otros consejos menos humorísticos: ”Acostúmbrate a dar más de lo que recibes. Pasar de estar orientados hacia nosotros mismos a estarlo hacia los demás es una transición necesaria”.

Más allá de la edad. A una conclusión semejante llegó María García Ripio. Tenía 40 años y un hijo de dos, se había licenciado en Bellas Artes y trabajaba como profesora. ”Ser madre fue el primer paso para salir de la burbuja de las necesidades insaciables del yo”.

”En realidad no es tan normal saber lo que queremos. Es un logro psicológico poco común y difícil de alcanzar”, asegura Silvia Álava, citando al psicólogo Abraham Maslow, padre de la célebre pirámide que jerarquiza las necesidades humanas. Y las cifras le dan la razón: solo el 48% de los españoles reconoce estar satisfecho con su vida. El resto desearía poder cambiar de empleo, disponer de más tiempo libre, de más recursos, más margen de decisión sobre su día a día… ‘‘Ser adulto significa responsabilizarme de mi vida y no echarle la culpa a los demás, a la crisis, al vecino…”, asegura María, que lo vio claro cuando halló su camino espiritual.

Muchas personas no han aprendido a ser autónomas, quizás porque nunca se lo enseñaron o no lo necesitaron, y ante sucesos traumáticos, como una enfermedad, un divorcio o una muerte, tuvieron que aprenderlo a marchas forzadas, con el sufrimiento que conlleva”, afirma la psicóloga.

A Eva Ruiz el diagnóstico de un linfoma de Hodgkin cuando tenía 13 años la expulsó precipitadamente de la niñez y a los 18 creó una asociación para ayudar a otros como ella. Y es que, aunque los adolescentes prefieren obviarlo habitualmente, el salto a la madurez no suele ser un camino de rosas.

Claves para tomar las riendas

Plantéate metas y objetivos realistas.

Piensa hacia donde quieres dirigir tu vida, pero sin dejar de tener los pies en la tierra. Se trata de un pacto personal, no hay que rendir cuentas a un tercero, solo a nosotros mismos, recomienda Silvia Álava.

Nunca digas nunca.

Es el consejo de Gregory Cajina, coach y autor de Rompe tu zona de confort. Desde que somos niños nos están diciendo lo que no podemos o debemos hacer. Este bombardeo de negaciones acaba por dinamitar nuestra confianza para resolver los obstáculos.

No somos superhéroes.

Todos, en ciertos momentos, podemos sentirnos desvalidos e inseguros aclara Álava. No hay que pensar que por cumplir años vamos a lograr una total estabilidad en la que estaremos libres de preocupaciones.

Leer el artículo completo en Mujer Hoy.com

La discalculia o dificultad de adquisición del cálculo. Colaboración con el programa “Es la mañana de Federico” de EsRadio

Os adjunto el enlace al podcast del programa “Es la Mañana de Federico” donde hablamos sobre la Discalculia:

Discalculia

Silvia Álava, psicóloga y directora del área infantil del Centro de Psicología Álava Reyes y autora del libro Queremos Hijos Felices. Lo que nunca nos enseñaron, explica en qué consiste la discalculia o dislexia matemática que afecta a un 5% de la población infantil.

La discalculia o dificultad de adquisición del cálculo es un trastorno del aprendizaje que se manifiesta con una baja capacidad para entender los números, para el cálculo mental y para el procesamiento matemático.

No es tan conocida como la dislexia, pero los expertos creen que es casi tan frecuente como esta. Hay pocos estudios y muchas personas, tanto niños como adultos, sin diagnosticar.

Las dificultades para comprender las magnitudes numéricas se reflejan en un bajo rendimiento en matemáticas en la escuela a medida que se avanza de curso. A la hora de detectar la discalculia hay señales de alerta, como contar con los dedos a partir de segundo de primaria. Otras son dificultad para contar para atrás o para hacer cálculos aproximados, falta de agilidad para manejar números grandes o ubicar un número en una serie, no saber qué operación hay que aplicar para resolver un problema, dificultad para memorizar las tablas de multiplicar o dedicar mucho tiempo y esfuerzo a los deberes de matemáticas sin resultados positivos.

A medida que transcurre el tiempo es normal que se manifieste ansiedad o bloqueo hacia las matemáticas, ya que hay una sensación de fracaso. Si los padres o los profesores detectan estas señales hay que acudir a un psicólogo o a un centro especializado en trastornos del aprendizaje para que valoren el caso.

La discalculia, como la dislexia, no desaparece, pero se reeduca trabajando las matemáticas con la metodología y el sistema adecuados.

Las consecuencias de la sobreprotección de los hijos en sus estudios. Colaboración con la revista Padres y Colegios

DEBERES100OK--644x362Hoy en día son muchos los padres que nos hacen llegar sus dudas sobre cómo tienen que apoyar a sus hijos en los estudios y en las tareas escolares.

Sienten la necesidad de acompañarles y supervisarles a lo largo de todo el proceso de aprendizaje, explicarles los deberes y las lecciones e incluso se sientan a su lado para que los hagan, les corrigen cualquier posible fallo, y al final en ocasiones han dedicado ellos un mayor esfuerzo en hacerlos que sus hijos.

Los padres ante todo son padres. No son profesores. Y los deberes y los estudios son responsabilidad de los niños no de los padres. Por eso es fundamental que desde el primer momento ése sea el mensaje que se trasmita a los hijos. Es más, en muchas ocasiones ocurre que cuando los padres están demasiado encima de las tareas escolares y de los estudios, esto afecta a la relación materno y paterno filial. Sigue leyendo

¿Cómo actuar ante un niño con problemas de aprendizaje? colaboración con Nosotras.com

Dificultades de aprendizaje

Dificultades de aprendizaje

Hay muchos casos en los que los niños presentan dificultades de aprendizaje, no pueden seguir el mismo ritmo que sus compañeros de clase, les cuesta más…Bien porque tienen dificultades específicas en un área, o porque tienen problemas de atención, de memoria, de lectoescritura…

En estos casos, será fundamental evaluar al niño en profundidad. Se trata de hacer una evaluación de todos los posibles componentes del área intelectiva, cognoscitiva y madurativa, para conocer el nivel de desarrollo actual del niño, cuál es su potencial intelectual, y así, poder establecer un programa que le ayude a superar dichas dificultades.

Se trata de hacer un análisis de su ejecución, saber cuáles son sus puntos fuertes, que se podrán utilizar para compensar sus dificultades, y cuáles son sus debilidades, analizando el tipo de error que comete el niño, para ver qué procesos son los que tiene afectados y de esta forma establecer el diagnóstico y la intervención a realizar.

En estos casos, lo primero de todo es recopilar toda la información posible, hablar con el tutor, con los diferentes profesores…Para recibir de primera mano las dificultades que observan en el niño, y la hipótesis que ellos se plantean, por qué creen que ha habido esa bajada en las notas

Observar al niño en casa, que está haciendo, cuánto tiempo dedica al estudio, si hace los deberes, no los hace…Y por supuesto, hablar con el propio hijo, pues en ocasiones nos sorprenderá su sinceridad. Los niños reconocen cuando han vagueado más de la cuenta, si es que no entienden alguna materia en concreto… En función de estas causas, los padres deberán a actuar de una manera u otra:

  • Si tiene dificultades específicas, necesitará un apoyo profesional.
  • Cuando el tema es de falta de motivación, tendremos que trabajar desde la motivación extrínseca. Por ejemplo, se podría establecer que las cosas como ver la tele, el ordenador, la tablet… Hay que ganárselas y se podrán utilizar al finalizar los deberes o cuando se haya estudiado lo correspondiente en el día de hoy.

FUENTE: nosotras.com

Padres trabajadores, ideas para sobrevivir en Impacto Latin News New York

SEGURIDAD-NIÑOS --TEMA DE FIN DE SEMANA--

Los padres de hoy lo tienen más difícil que hace treinta años ya que tienen menos tiempo para estar con sus niños y los pequeños sufren presiones que antes no existían. Una psicóloga explica cómo ser padre o madre que trabaja y no desesperarse.

“A diferencia de lo que sucedía apenas tres décadas atrás, la generación actual de padres dispone de menos tiempo para estar con sus hijos y además los niños se ven sometidos a presiones que antes no existían”, asegura la psicóloga infantil Silvia Álava (silviaalava.com) autora del libro “Queremos Hijos Felices”. “La buena noticia es que esta nueva situación familiar no implica que hoy los pequeños estén peor atendidos, y además no se puede generalizar, ya que hay muchas variables individuales a tener en cuenta”, señala Álava, que proporciona algunos consejos para “ser padres trabajadores y no morir en el intento”.

Según Álava, “en líneas generales nos encontramos hoy en día con que los trabajos son muy exigentes, con jornadas que se alargan y se extienden hasta pasada la media tarde, y además el nivel de exigencia hace que, en ocasiones, los padres tengan que terminar su trabajo desde casa”.

“Con la incorporación de la mujer al mercado laboral se ha ganado mucho en igualdad de género, las mujeres son independientes, y se sienten más realizadas, lo que aporta un valor añadido a la educación de sus hijos”, resalta esta psicóloga.

“Sin embargo -prosigue Álava- los niños se encuentran que ambos progenitores están sometidos a un mayor estrés y ansiedad. En ocasiones mandan a alguien recogerles del colegio o no están con ellos por la tarde y, por eso, la aportación de los dos miembros de la pareja en este proceso es fundamental”.

Es importante que los padres se paren a observar qué actividades realizan con sus hijos en casa y cuánto tiempo de calidad pasan con ellos, llevando un sencillo registro escrito del tiempo compartido durante, al menos, una semana. Sigue leyendo