Aprende a lidiar con las pesadillas. Entrevista en elNuevoDiario.com

¿Cómo se producen las pesadillas y los terrores nocturnos? ¿En qué se diferencian? ¿Cómo deben de actuar los padres en estas situaciones? Ante todo tranquilidad, el somnólogo Eduard Estivill y la psicóloga Silvia Álava dan las claves para comprender y gestionar los malos sueños en los niños.

Trastornos del sueño2El doctor Eduard Estivill, especialista Europeo en Medicina del Sueño, compara dormir con descender los peldaños de una escalera. De este modo, el primer escalón es el sueño superficial, después el profundo y el tercero es el sueño REM, peldaño donde se configuran los ensueños. Este ‘descenso’ es un ciclo que se repite durante la noche.

Pero, ¿qué son los sueños? El especialista explica que se trata de “una combinación de información que tenemos en el cerebro y emociones”, y al configurarse, esta información se mezcla de forma errónea.

“Cuando estamos despiertos el cerebro capta información y emociones por nuestros cinco sentidos y la va guardando hasta que la necesita” apunta el somnólogo, quien señala que llegado el momento, la recopila, junta adecuadamente y explica.

Sin embargo, mientras dormimos, la información que se ha guardado corre una suerte distinta a cuando estamos en vigilia. Al configurarse el sueño, esta “se combina de forma aleatoria y aúna cosas del pasado, del presente y del futuro, pensadas, imaginadas y vividas sin coherencia ni explicación”, afirma Estivill.

¿Qué hacer?

La psicóloga Silvia Álava explica a los padres las pautas a seguir ante las pesadillas y los terrores nocturnos. La experta señala que los episodios de pesadillas aparecen en la segunda mitad de la noche. Entre sus principales características, destaca que el niño se despierta y siente miedo porque puede recordar el contenido del sueño, mientras se producen no suele haber “movimientos ni verbalizaciones”.

Aunque generalmente no suponen un trastorno grave y desaparecen con la edad, si se dan con asiduidad, pueden acarrear al niño temor a dormir, Álava aconseja a los padres seguir estas recomendaciones:

Acudir al lado del niño para calmarlo, pero sin pedirle especificaciones ni dar muchas explicaciones.

No tratar de razonar sobre el desencadenante de la pesadilla sino señalar que fue un mal sueño y hacer que el niño se duerma solo con el objetivo de que aprenda a volver a dormir sin que los padres estén al lado.

Para relajar a los pequeños, la especialista recomienda llevar un vaso de agua y una vez se han calmado, se puede dejar una luz encendida para que se vuelva a dormir.

FUENTE: elnuevodiario.com

Padres trabajadores, ideas para sobrevivir en Impacto Latin News New York

SEGURIDAD-NIÑOS --TEMA DE FIN DE SEMANA--

Los padres de hoy lo tienen más difícil que hace treinta años ya que tienen menos tiempo para estar con sus niños y los pequeños sufren presiones que antes no existían. Una psicóloga explica cómo ser padre o madre que trabaja y no desesperarse.

“A diferencia de lo que sucedía apenas tres décadas atrás, la generación actual de padres dispone de menos tiempo para estar con sus hijos y además los niños se ven sometidos a presiones que antes no existían”, asegura la psicóloga infantil Silvia Álava (silviaalava.com) autora del libro “Queremos Hijos Felices”. “La buena noticia es que esta nueva situación familiar no implica que hoy los pequeños estén peor atendidos, y además no se puede generalizar, ya que hay muchas variables individuales a tener en cuenta”, señala Álava, que proporciona algunos consejos para “ser padres trabajadores y no morir en el intento”.

Según Álava, “en líneas generales nos encontramos hoy en día con que los trabajos son muy exigentes, con jornadas que se alargan y se extienden hasta pasada la media tarde, y además el nivel de exigencia hace que, en ocasiones, los padres tengan que terminar su trabajo desde casa”.

“Con la incorporación de la mujer al mercado laboral se ha ganado mucho en igualdad de género, las mujeres son independientes, y se sienten más realizadas, lo que aporta un valor añadido a la educación de sus hijos”, resalta esta psicóloga.

“Sin embargo -prosigue Álava- los niños se encuentran que ambos progenitores están sometidos a un mayor estrés y ansiedad. En ocasiones mandan a alguien recogerles del colegio o no están con ellos por la tarde y, por eso, la aportación de los dos miembros de la pareja en este proceso es fundamental”.

Es importante que los padres se paren a observar qué actividades realizan con sus hijos en casa y cuánto tiempo de calidad pasan con ellos, llevando un sencillo registro escrito del tiempo compartido durante, al menos, una semana. Sigue leyendo

Cuando los hijos no llegan. Colaboración en el diario ABC

Cuando los hijos no llegan Silvia Alava Diario ABCOs adjunto el artículo realizado por Carlota Fominaya (@carlotafominaya) para el diario ABC:

La imposibilidad de tener hijos puede resultar muy difícil de sobrellevar

Paloma y Rubén eran dos profesionales de mucho éxito. Juntos, viajaron por todo el planeta, apuraron hasta el último plan y, cuando hacia el final de la treintena, y después de más de una década saliendo se plantearon que por fin era el momento de tener hijos en común, ese niño nunca llegó. Lo que le ocurrió a esta pareja de madrileños es lo que le ocurre muchos otros que, después de estar, probablemente, usando métodos anticonceptivos durante un largo tiempo, la mujer recibe de pronto la evidencia de que tiene problemas para quedarse embarazada. Experiencias como la vivida por este matrimonio se repiten cada vez más y suelen ser muy desagradables. «Las mujeres suelen reaccionar con tristeza y se sienten deprimidas. El deseo no realizado causa frustración, rabia, anhelo, culpa… La mujer que no puede tener hijos experimenta una gran sensación de pérdida», indican los doctores Juan Vidal Peláez, jefe de la Unidad de la Mujer del Ruber y Rafael Jiménez Ruiz, jefe del Servicio Unidad de la Mujer del mismo hospital en su libro «Ser mujer». Estas mujeres, corrobora la psicóloga Silvia Álava, de Álava Reyes, «pasan por una especie de duelo. Duelo no por el hijo perdido, sino por la ausencia del mismo. Y tienen que elaborar ese duelo».

El entorno tampoco no ayuda. Muchas mujeres que han pasado por esto confiesan haberse sentido presionadas, ya que familiares, amigos y conocidos, que a menudo desconocen la realidad de sus problemas, esperan el momento en que sean madres, y pueden hacer preguntas incómodas. Paloma cuenta como a ella le dolía cada vez que sus amigas madres le cuestionaban, y en ocasiones contestaba de forma incluso agresiva. «Sencillamente, no lo podía soportar», reconoce. Ella si que había confesado sus anhelos a sus más allegadas, pero era salir el tema y ponerse a la defensiva. «Me ponía enferma tener que dar explicaciones una y otra vez», dice. Por este motivo, tal y como explica la experta de Álava Reyes Consultores, «otras muchas parejas no lo cuentan,. Consideran que este es un tema tabú, y sufren cuando las personas que están a su alrededor y que desconoce la situación les interpelan al respecto. Nosotros en consulta lo que recomendamos es que vean con qué decisión se sienten más cómodos».

Hombre y mujer, diferentes duelos

En la mayoría de los casos, la infertilidad es una cuestión que se vive en pareja, de modo que, si bien la mujer y el hombre pueden encararlo de formas distintas o cada uno por su lado, nada será mejor que tratar de asimilarlo juntos y apoyarse mutuamente, según los especialistas. «El proceso es vivido de forma diferente por ambos. Esto no significa que al hombre no le duela. Solo quiere decir que el sufrimiento del varón y de la mujer es distinto. A ella se le junta el diagnóstico con que es ella la que se espera que se quede embarazada. Y si encima opta por un tratamiento se suma el desajuste hormonal y el coste emocional y físico que este conlleva», explica Álava.

El camino hacia la recuperación

Aceptar el diagnóstico es el primer paso para la recuperación psicológica, aunque el hecho de aceptarlo, sea cual sea el origen de la infertilidad (asociado a la mujer, al hombre, o mixto), se convierte a veces en una tarea complicada. «La mujer suele necesitar hablar con otras personas del problema que afronta, en ocasiones estableciendo contactos con otras mujeres, y eso es positivo hacia la recuperación», apunta Jiménez Ruíz. Una buena forma de empezar esa mejoría es acudir a terapia. El consejo que hace Álava a las parejas que no pueden tener hijos es que «se puede aprender a ser feliz pese a las circunstancias». Es verdad, admite, «que ese reaprendizaje no es fácil, y pasa por aceptar esa pérdida, y reprogramar la vida meidante la reelaboración de todo el proyecto vital anterior. Normalmente las familias tenían una idea proyectada, se habían comprado una casa con determinadas habitaciones, habían optado por un modelo de coche, habían hablado de la educación que querían dar a la prole… Hay que reajustar la totalidad del proyecto, que estaba enfocado a cómo iba a ser su vida cuando llegaran esos niños. Es un tema que se debe enfocar con máxima delicadeza».

FUENTE: Diario ABC

Ataque en el instituto Joan Fuster de Barcelona. Colaboración con el diario El País

Captura de pantalla 2015-04-20 a las 23.36.24La vida de decenas de menores del instituto barcelonés Joan Fuster estará marcada ya, en menor o mayor medida, para siempre. El recuerdo del ataque de un chico de 13 años con una ballesta y un puñal, que ha causado la muerte de un profesor y ha dejado heridas a otras cuatro personas —entre ellos, dos alumnos—, condicionará su día a día en los próximos meses. Romperá su cotidianeidad. “Porque una situación así no se olvida. Por eso, no se puede plantear como objetivo terapéutico que los chavales se olviden de ello. Hay que trabajar para que lo integren”, resalta Silvia Álava, psicóloga especializada en el tratamiento de adolescentes, que explica en qué dirección se debe trabajar ahora con estos jóvenes: “Hay que reunirles para que hablen del tema, para que planteen sus dudas, para que cuenten sus miedos”.

En esa tesis incide Javier Urra, psicólogo forense y exdefensor del Menor en la Comunidad de Madrid: “Se les debe reunir en grupo para que expresen lo que sienten. Para dejarles hablar. De todo: también de qué creen ellos que ha causado el ataque. Si el odio, el entorno familiar…”. En ese círculo de confianza, según los expertos, las reacciones de los jóvenes serán muy distintas. “Habrá quien comente mucho, quien llore mucho… Porque este incidente ha sido un shock. Aquí no caben medias tintas. Es un caso traumático por lo inesperado y por la gravedad. Van a sufrir todos. Y puede haber chicos que generalicen el miedo”, remacha Urra, que recalca cómo el equipo de psicólogos deberá estar atento a si alguno de los chicos banaliza lo ocurrido.

Los especialistas tendrán que observarlos de cerca. “A los chicos que puedan ser más vulnerables y que lo estén pasando peor a nivel emocional. Pero, también, a aquellos a los que esta acción pueda parecerles algo loable”, recalca Álava. “Dada la edad, hay que incidir en hacerles conscientes de la gravedad del hecho, para que nunca lo vean como algo a imitar”, remacha la psicóloga. En ese sentido, el sindicato de profesores ANPE pide prudencia para que el suceso de Barcelona, un “caso absolutamente novedoso y aislado”, no se sobredimensione socialmente. “No debe servir para que salten las alarmas, aunque sí para reflexionar y continuar trabajando con más determinación en la prevención y detección de la violencia en los centros escolares”, apunta el colectivo. Sigue leyendo

El reto de ser madres y trabajar: entrevista en el programa La Tarde de la cadena de televisión NTN24

Os adjunto el vídeo a la entrevista realizada para la cadena de televisión NTN24 presente en Colombia, Venezuela, USA y México:

El reto de ser madres y trabajar: ¿cómo manejar el equilibrio tras el nacimiento de un hijo?

Actualmente son cada vez más comunes los casos en los que las madres deben encontrar el balance entre el trabajo y la familia, para así desarrollar una gran carrera profesional sin dejar a un lado el cuidado de los hijos.

En entrevista con el programa La Tarde de NTN24, la psicóloga y escritora Silvia Álava, explica cómo manejar el equilibrio de trabajar a tiempo completo tras el nacimiento del primer hijo.

“Debemos cuidar mucho la calidad del tiempo que se está con el niño”, indicó Álava. 

Cómo conseguir educar a los niños sin gritos. Colaboración con Nosotras.com

Nosotras - Educar hijos felices - Silvia ÁlavaEsta es sin lugar a dudas unas de las preguntas que más nos hacen los padres cuando acuden a nuestro centro de Psicología Álava Reyes. Y dada la importancia del tema, he decidido abordarlo hoy.

No debemos olvidar que la principal fuente de aprendizaje de un niño es el modelado. Los niños copian lo que ven, y sobre todo lo que ven a sus adultos de referencia, que principalmente son sus padres y hermanos mayores. Es por eso, por lo que es fundamental no caer en la trampa de exigir al niño que no haga lo que nosotros hacemos. Por ejemplo, si no queremos que nuestro hijo grite, los padres son los primeros que deben de evitar hacerlo si lo quieren educar correctamente.

Cuando a los niños les exigimos cosas que nosotros no hacemos, no lo entienden, les parece injusto y con toda la razón. ¿Cómo van a entender que yo no puedo gritar cuando mis padres si lo hacen? Además con los gritos lo único que hacemos es presionar a los niños, crear un ambiente de nervios y crispación que en absoluto favorece el aprendizaje, ni crea un buen clima de comunicación, ni de confianza. En ocasiones, dichos gritos pueden llegar incluso a dañar la autoestima y la seguridad del niño.

Hay que tener en cuenta que en ocasiones los niños se pueden poner muy pesados, y agotar la paciencia de los padres, que pierden los nervios y pueden llegar a gritarles e incluso decirles cosas de las que luego se arrepentirán. Esta es una de las razones por las que será más efectivo utilizar el lenguaje no verbal. En estos casos, intentar razonar con los niños no funciona; por mucho que intentemos hacerles reflexionar no lo conseguiremos. Sigue leyendo