Papis y Pekes: ¿Qué aporta la televisión a los niños?

Niños y televisión

Os adjunto la colaboración realizada para Papis y Pekes sobre el controvertido tema de la televisión y los niños:

Es verdad que muchos padres nos confiesan que cuando la televisión está encendida sus hijos “no existen” y es la única forma de tenerles quietos. Quizás por eso en ocasiones se tiende a abusar de ella y utilizamos la televisión “como canguro”. Pero realmente, ¿es la televisión beneficiosa para los niños?

Los dibujos de los niños son estimulantes en sí mismos, tiene colores muy vivos, formas vistosas, se añaden canciones pegadizas, sonidos… Cómo son estímulos que cambian muy rápido tanto a nivel visual como auditivo, facilitan el proceso de atención sostenida en el niño, lo que hace que no necesite hacer un gran esfuerzo cognitivo para seguirlos; por eso “se quedan enganchados a ellos” tan rápidamente.

Los niños necesitan hacer más cosas durante el tiempo libre que ver la televisión, pues hay que aprender a interaccionar con los demás, jugar con juguetes tradicionales (puzles, juegos de mesa, construcciones…) que trabajan procesos neuropsicológicos básicos como la atención, la planificación, el seguir instrucciones… y todo esto la televisión no lo fomenta.

 

Pautas para el correcto uso de la televisión serian:

  • Lo ideal es que los padres controlen el uso de la televisión de sus hijos durante toda la infancia e incluso la adolescencia, tanto lo que ven como la cantidad de televisión “consumida”. Con un año los niños ya siguen los movimientos y las canciones de dibujos más simples, pero no conviene que abusemos de este medio. En esta edad, los dibujos es mejor verlos de forma esporádica, pues hay mucho mundo que descubrir además de la televisión.
  • Cuando el niño ya es más mayor, tres-cuatro años, podemos ir incrementando el tiempo de dibujos; los cuales se pueden utilizar como premio. “Si te has portado bien durante el día, puedes ver un ratito de dibujos”. Media hora al día sería suficiente los días de diario, y durante el fin de semana, que hay más tiempo de ocio, se puede incrementar ese tiempo para, por ejemplo, ver una película de dibujos.
  • Es recomendable que el adulto vea siempre primero aquel dibujo que piensa dejar ver a su hijo. Cada padre conoce mejor que nadie a sus hijos y podrá saber si le va a gustar, si le va alterar demasiado (hay niños muy inquietos que con dibujos muy movidos se sobreexcitan), si le va a dar miedo (escenas que para un niño pueden ser divertidas a otros les puede asustar…) y además, guiarnos por la edad, no dejemos que los niños pequeños vean dibujos de mayores, no tanto porque no los entiendan, sino porque no están preparados para ello.

FUENTE: PapisyPekes.com

Tras el divorcio llegan las nuevas parejas de mamá y papá. ¿Cómo actuar? entrevista en finanzas.com

La llegada de una nueva pareja tras el divorcio puede hacer tambalear la estabilidad y la seguridad que necesita un niño para crecer feliz. ¿Sabes cómo decirle a tu hijo que te has vuelto a enamorar? Te damos las claves.

Hijos tras el divorcioDe los seis millones largos de familias con hijos que hay en España, alrededor de medio millón son familias ‘reconstituidas’. Así es como se denominan esos hogares que nacen tras las nuevas uniones de padres o madres viudos o divorciados. Y todos, probablemente, se iniciaron con esta pregunta: ¿Cómo les digo a los niños que tengo una nueva pareja?

En los foros de Internet, padres y madres en esta situación comparten dudas y piden consejo para afrontar este momento: «Mi hija no acepta a mi nueva pareja. No quiere que venga a casa y mucho menos que se quede», cuenta una de ellas. Celos, rechazo, inseguridad o culpa son algunos de los sentimientos que experimentan los hijos cuando su padre o su madre viven una nueva oportunidad en el amor.

Las claves para que esta etapa se desarrolle de manera feliz para todos son tiempo, paciencia y comprensión. Con la ayuda de Silvia Álava, psicóloga del centro de psicología Álava Reyes y autora del libro ‘Queremos hijos felices. Lo que nunca nos enseñaron’ (JdeJ Editores), te damos cinco pautas para afrontarla:

1.- Tiempo y estabilidad

Sigue leyendo

Campamentos para niños: 6 ideas para elegir el campamento de verano perfecto para tus hijos. Colaboración con la revista Telva

Foto: Tomás de la Fuente

Foto: Tomás de la Fuente

Practicar la escalada, diseñar un videojuego, ensayar coreografías o meterse en la piel de un arqueólogo, son algunas de las propuestas que ofrecen los mejores campamentos de verano, sin olvidar las excursiones, el deporte o los idiomas. Te contamos lo que llevan dentro sus programas y cómo elegir el más adecuado para tu hijo.

Noches de verano con guitarra y hoguera, gymkanas, excursiones en modo explorador…
Estas son algunas de las imágenes más típicas asociadas a las acampadas estivales. Pero el concepto ha evolucionado mucho y los programas adoptan distintas modalidades e incorporan actividades,  muchas de ellas rompedoras. La amplia oferta y sus distintas versiones  -urbanos, talleres, camp day
– ofrece una buena solución al dilema de ¿qué hacemos con los niños? al que se enfrentan muchos padres.

Además está demostrado que vivir esta experiencia tiene muchos beneficios para los niños: «Aprenden a relacionarse con otros de distintas edades, a desarrollar su autonomía, convivir y respetar a los demás«, explica la psicóloga Silvia Álava, directora del Área Infantil del Centro de Psicología Álava Reyes y autora del libro Queremos hijos felices. Pero, ¿sabes cómo elegir el mejor campamento para tus hijos?

1. ¿A partir de qué edad puedo enviarle a un campamento?

Para la psicóloga, depende del tipo de campamento: «Si es urbano, con horarios parecidos al colegio, pueden ir desde muy pequeños (muchos los admiten a partir de 3 años). En cambio, si se trata de dormir fuera de casa, el momento adecuado dependerá del nivel de madurez y autonomía… en general, a partir de los 8 años no supone ningún problema«.

Para salir fuera de España y reforzar un idioma, la psicóloga aconseja esperar un poco más: «Es mejor que sea algo mayor, más independiente y dependerá del dominio del idioma que tenga. Es en torno a los 12 años cuando sería más adecuado«. Otro factor a tener en cuenta es la duración: «quince días sería lo idóneo«.

2. ¿Se niega a ir de campamento? Sigue leyendo

Consejos para educar a un hijo único. Colaboración con Nosotras.com

hijounicoEl hijo único ha estado asociado con idea de niño sobre protegido, mal criado y egoísta, sin embargo, esta situación no es un hecho objetivo. Su evolución depende de la educación que le den sus padres, no del número de hermanos que tenga.

El hijo único supone para los padres la mitad de preocupaciones y la mitad de gastos, es posible ocuparse mejor de él y darle más oportunidades y facilidades en la vida, además es una de las opciones preferidas en el caso de los matrimonios con más edad, por eso se está convirtiendo en una elección muy común en muchos hogares.

• Un problema de crecer sin hermanos es que todas las expectativas y las exigencias familiares estarán puestas sobre él.

• El hijo único es el que sufrirá los miedos y equivocaciones de sus padres. No tendrá con quien compartirlas, así que no olvidemos que los niños aprenden por modelado, y en los hijos únicos, los padres son, aún más, sus modelos a imitar. Por eso hay que mostrarse seguros, con confianza sobre lo que estamos haciendo o diciendo, de esta forma les transmitiremos seguridad y credibilidad. Sigue leyendo

¿Educan los padres de ahora a sus hijos frente a la adversidad? Teinteresa.es

AdversidadSobreproteger a los más pequeños y no dotarles del valor del esfuerzo y el sufrimiento puede convertirlos en adultos infelices.

El pasado fin de semana se celebró en Castellón el 37 Congreso de Fepace (Federación de Asociaciones de Padres de Alumnos de Fomento de Centros de Enseñanza) y la idea de que los padres puedan estar maleducando a sus hijos intentando ser unos superpadres volvió a ser protagonista.

Según Fernando Sarráis, doctor en medicina por la Universidad de Navarra, «el ser humano nace con el objetivo de ser feliz y hacer feliz a los demás. Pero si no aprende a sufrir poniendo al mal tiempo buena cara, el miedo innato al sufrimiento cuya finalidad es avisar de los peligros, va creciendo y expandiéndose a muchas situaciones, presentes y futuras, reales e imaginarias».

Insiste en que «el miedo le bloquea y le dificulta actuar. Por este motivo, es importante que los niños aprendan a afrontar las dificultades con tolerancia a la frustración o, como se dice ahora, con resiliencia, porque les resultará mucho más difícil o casi imposible, aprender de mayores.

Pide a los educadores tener el objetivo de educar en la adversidad como uno de los más importantes de su tarea. Para ello «es conveniente no evitar a toda costa que los niños sufran en su vida ordinaria, motivándoles de palabra y con el ejemplo a que lo hagan con buen humor, que supone evitar las quejas, los lamentos, los enfados o las tristezas cuando algo cuesta», asegura.

María Jesús Álava, experta en la materia, lleva más de 30 años dedicados a la psicología clínica, educativa y de empresa. Es especialista en coaching ejecutivo, recursos humanos, psicodiagnóstico y psicoterapia, y dirige el Centro de Psicología Álava Reyes y la empresa Apertia Consulting. En este centro trabaja junto a su sobrina Silvia Álava, experta también en la materia y autora del libro Queremos hijos felices. Sigue leyendo

Ataque en el instituto Joan Fuster de Barcelona. Colaboración con el diario El País

Captura de pantalla 2015-04-20 a las 23.36.24La vida de decenas de menores del instituto barcelonés Joan Fuster estará marcada ya, en menor o mayor medida, para siempre. El recuerdo del ataque de un chico de 13 años con una ballesta y un puñal, que ha causado la muerte de un profesor y ha dejado heridas a otras cuatro personas —entre ellos, dos alumnos—, condicionará su día a día en los próximos meses. Romperá su cotidianeidad. «Porque una situación así no se olvida. Por eso, no se puede plantear como objetivo terapéutico que los chavales se olviden de ello. Hay que trabajar para que lo integren», resalta Silvia Álava, psicóloga especializada en el tratamiento de adolescentes, que explica en qué dirección se debe trabajar ahora con estos jóvenes: «Hay que reunirles para que hablen del tema, para que planteen sus dudas, para que cuenten sus miedos».

En esa tesis incide Javier Urra, psicólogo forense y exdefensor del Menor en la Comunidad de Madrid: «Se les debe reunir en grupo para que expresen lo que sienten. Para dejarles hablar. De todo: también de qué creen ellos que ha causado el ataque. Si el odio, el entorno familiar…». En ese círculo de confianza, según los expertos, las reacciones de los jóvenes serán muy distintas. «Habrá quien comente mucho, quien llore mucho… Porque este incidente ha sido un shock. Aquí no caben medias tintas. Es un caso traumático por lo inesperado y por la gravedad. Van a sufrir todos. Y puede haber chicos que generalicen el miedo», remacha Urra, que recalca cómo el equipo de psicólogos deberá estar atento a si alguno de los chicos banaliza lo ocurrido.

Los especialistas tendrán que observarlos de cerca. «A los chicos que puedan ser más vulnerables y que lo estén pasando peor a nivel emocional. Pero, también, a aquellos a los que esta acción pueda parecerles algo loable», recalca Álava. «Dada la edad, hay que incidir en hacerles conscientes de la gravedad del hecho, para que nunca lo vean como algo a imitar», remacha la psicóloga. En ese sentido, el sindicato de profesores ANPE pide prudencia para que el suceso de Barcelona, un «caso absolutamente novedoso y aislado», no se sobredimensione socialmente. «No debe servir para que salten las alarmas, aunque sí para reflexionar y continuar trabajando con más determinación en la prevención y detección de la violencia en los centros escolares», apunta el colectivo. Sigue leyendo

Decálogo para conseguir que los niños sean más sociables

Niños sociablesAfortunadamente la adquisición de habilidades sociales es algo que siempre se puede trabajar en todas las etapas de la vida, pero cuanto antes se detecte esta falta de habilidades, antes se podrá entrenar con los niños para que las asimilen y sean capaces de relacionarse con los demás de forma fluida, para que puedan acercarse a sus iguales, puedan pedir que les dejen jugar, sepan solventar los conflictos ocurridos en el patio del colegio… 

En el Centro de Psicología Álava Reyes estamos convencidos de que trabajando este tipo de habilidades desde niños, favoreceremos su crecimiento y conseguiremos que cuando lleguen a adultos sean personas más felices, por ello existen talleres para mejorar las habilidades sociales de niños y adolescentes, donde de una manera muy práctica y a través de grupos reducidos, se trabajan estas estrategias con el objetivo de que consigan integrarlas en su vida cotidiana. 

Decálogo para ayudar a los niños a ser más soaciables

No obstante, hay muchas cosas que los padres pueden hacer para favorecer la adquisición de habilidades sociales en los niños: 

  1. Reforcemos cada paso positivo que el niño realiza por pequeño que sea. Los cambios se realizan de forma gradual. Reforcemos todo el proceso, de esta forma favorecemos el resultado final.  No perdamos la paciencia. Todos los cambios requieren tiempo y mucha dedicación. 
  2. No le infravaloremos ni le comparemos con otro hermano, primo o amigo  con más habilidades que él.
  3. No permitiremos que se aísle de los demás. Le proporcionaremos situaciones donde habituarse a los contactos sociales, como actividades extraescolares, ir con él a parques, jardines, clubs deportivos…Cuando vayamos a estos sitios, no le dejaremos que baje una consola o juego que le permita jugar en solitario. Favorezcamos su integración con los otros niños.
  4. Esforcémonos en mostrarnos nosotros mismos seguros y extrovertidos. Sabemos que los niños aprenden por modelado. Practiquemos nuestras habilidades sociales delante de ellos, de esta forma les enseñaremos mucho más que con cualquier  discurso. Seamos su mejor ejemplo.
  5. Entrenemos con el niño situaciones cotidianas, haciendo un ‘role-playing’ de  cómo pedir participar en un juego, en el que le mostraremos la  forma de realizarlo. Practicar este comportamiento, provee a los niños la confianza necesaria para comportarse de esta manera en la vida real.
  6. Marquemos unas metas objetivas y posibles, que no sean ni muy bajas ni muy altas, pero que sepamos que en un primer momento puede conseguir. De esta forma aumentaremos su autoestima y seguridad y reforzaremos sus habilidades sociales.
  7. Fomentemos su independencia. Es bueno que se les permita que hagan cosas por si mismos y que empiecen a tomar decisiones, de esta forma favoreceremos su seguridad. Es un gran estímulo para su amor propio cuando se ven  a si mismos responsables e independientes.
  8. Busquemos actividades extraescolares que le gusten y en las que pueda sobresalir. Ayudémosle a que vea sus habilidades.
  9. Desde pequeños introduciremos a los hijos en situaciones sociales diferentes para que conozcan otras realidades. No es aconsejable que la única  frecuencia social  sea ir a ver a la familia.
  10. Invitemos a sus amigos a casa. En este contexto él se siente más seguro, está es su territorio. Sacará los juegos que domina y esto  le  facilitará mucho la interrelación con los otros niños y poner en práctica las habilidades aprendidas.

Cursos disponibles en el Centro de Psicología Álava Reyes:

¿Cómo conseguir que los niños se vayan a la cama a su hora? colaboración con Papas e Hijos

Niños que no quieren ir a dormirDuda de una lectora de Papás e Hijos a Silvia Álava, psicóloga Directora del Área Infantil del Centro de Psicología Álava Reyes. Además de la autora del libro: Queremos Hijos Felices. Lo que nunca nos enseñaron”.

Querida Silvia,

Enhorabuena por tu libro, estoy empezando a leerlo.

Quería consultarte sobre mi situación actual, las mañanas y las noches son momentos del día en los que como madre me siento agotada, resulta complicado que los niños se preparen para ir al colegio o para ir a la cama. Es como una lucha constante para conseguir que hagan sus cosas y aunque intento tener paciencia, suelo acabar de los nervios.

¿Cómo podría cambiar esta situación?

Gracias de antemano, Mamá de los nervios.

¿Cómo conseguir que los niños se vayan a la cama a su hora? Sigue leyendo

El duelo de un niño ante la pérdida de un progenitor. Colaboración con ElMundo.es

Os adjunto la colaboración realizada con Cristina Jaramillo para el diario El Mundo sobre el duelo de los niños ante la pérdida de un progenitor:

A todos padres nos ha preocupado alguna vez que nuestros hijos tengan que pasar por la muerte de alguno de sus progenitores cuando aún son pequeños. ¿Cómo y cuándo se le comunica a un niño una noticia tan tremenda? ¿Cómo pasa el duelo un niño? ¿Cómo podemos ayudar a nuestros hijos ante una situación así?

Para responder a estas dudas hemos hablado con la psicóloga Silvia Álava, directora del Área infantil del Centro de Psicología Álava Reyes, y autora del libro Queremos hijos felices (JDEJ editores, 2014).

 

«A los niños les cuesta entender el concepto de no retorno»

El duelo en los niños¿Cuándo debemos comunicar a un niño una noticia tan traumática como puede ser la muerte de uno de sus padres?

Partiendo del hecho de que nunca es buen momento, no hay que esperar mucho tiempo para comunicar al niño la muerte de su progenitor. Lo ideal es que el adulto que se lo transmite sea el otro padre, y que pueda estar lo más «entero» posible. Pero no siempre se puede conseguir, y la espera y la incertidumbre si esperamos a que el padre o la madre lo haya superado, puede ser peor.

Los niños necesitan saber lo que pasa, se dan cuenta de que algo terrible ha ocurrido, al ver las reacciones de los adultos, que no están sus padres…

En ningún caso podemos mentir, le diremos la verdad, de la forma más dulce posible y adaptando la información a su edad. La gestión del silencio y de la incertidumbre o las mentiras casi nunca darán buen resultado.

Sigue leyendo

¿Es malo pedir besos a los niños? Colaboración con Mujerhoy.com

Os adjunto al colaboración realizada con Raquel Alcolea Díaz de mujerhoy.com

Pedir besos a los niñosBajo el título ‘Por favor, no pidan besos a mis hijos’ la periodista Ana Hanssen abrió el pasado 27 de febrero el debate desde el blog ‘Historias de mamás’ que alberga la web especializada en información infantil ‘Babycenter’ sobre si es adecuado o no que los adultos ‘obliguen’ a los niños a dar besos, así porque sí, aunque no conozcan a la persona a la que habría que dar el beso.

El post de ‘Historias de mamás’ fue comentado cerca de 800 veces y compartido en Facebook más de 640.000 veces convirtiéndose así en un fenómeno viral y suscitando todo tipo de opiniones a favor y en contra de lo expuesto por Ana Hanssen, quien arrancaba así su planteamiento: «De camino a la librería, mi hija y yo nos encontramos con una amiga que iba con un grupo de chicas, todas desconocidas para mí. Al saludarnos, nos presentó a sus amigas y una de ellas, muy decidida, cogió la mano de mi hija y le dijo como dándole una orden: ‘¿Me das un beso?’. Mi amiga, al notar que mi hija no quería, también la quiso obligar con un ‘Sí, ¡dale un beso!’. Entonces ya intervine: ‘Lo siento, pero ella no le da besos a personas que no conoce».

Una vez planteada la cuestión la autora del post se mostró contundente con este hecho, asegurando no sólo que no le caen bien los adultos que se refieren de forma condescendiente a los niños, sino tampoco aquellos que consideran que les tienen que hacer caso por el hecho de ser mayores o los qu ese creen con derecho a pedirles que hagan cosas que van en contra de sus deseos o sus afectos.

Sobre este punto se manifiesta en la misma línea la psicóloga Silvia Álava, que acaba de publicar ‘Queremos hijos felices’, que además insiste en diferenciar las normas de educación y cortesía de algo muy distinto que es el hecho de obligar a un niño a besar o dar un abrazo a alguien a quien no quieren o no conocen. «Para un niño un beso o un abrazo es una muestra de afecto, un gesto de apego y eso es algo que deben dar a quien ellos quieran», explica. La experta añade que que, al igual que no debemos obligar a los niños a dar un beso o un abrazo, tampoco debemos instarles a que cuenten su vida o a que den información sobre ellos a personas a las que no quieren.

Lo que sí se puede exigir a un niño, según explica la autora de ‘Queremos hijos felices’, es que siga unas normas básicas de cortesía, que pasan por saludar, contestar al saludo y responder con un ‘Bien, gracias’ si una persona le pregunta cómo está.

Además, la cuestión que plantea Hanssen va mucho más allá pues, tal como argumenta en su blog, algunos estudios demuestran que los niños que son obligados a abrazar y besar en contra de su voluntad son más vulnerables a sufrir un abuso sexual porque no han aprendido a decir ‘no’ al contacto físico indeseado con un adulto. De hecho, este punto es uno de los que ha suscitado una mayor polémica o debate en la Red.

​Sobre este punto, la psicóloga Silvia Álava explica que, no es que exista correlación entre esta práctica y la posibilidad de que haya abusos sexuales, sino que tiene más que ver con un trabajo de prevención para que esos abusos no se produzcan. «Es importante que los niños aprendan desde pequeños que no están obligados a dar muestras de afecto a nadie a quien no quieran mostrarle su cariño. También es importante que sepan decir que ‘no’ cuando algo no les gusta y que sepan que pueden negarse a recibir o a dar una caricia o un beso».

FUENTE: mujerhoy.com