Celos en la pareja ¿Demostración de amor o una emoción destructiva? colaboración de Montserrat Montaño para Te Cuidamos de Mapfre

Los celos son una emoción negativa que aparece cuando se produce, o creemos que se produce, una amenaza hacia nuestra relación de pareja. Aunque en ocasiones pueden ser de utilidad para el cuidado y mantenimiento de la relación, a veces pueden generar mucho dolor en quien los experimenta, así como un gran sufrimiento en su pareja.

Haz click aquí para ver el artículo completo  Descargar PDF (735kb)

Padres en el mismo hogar y en el mismo equipo, colaboración con la revista SOS Mamá

PadresOs adjunto la última colaboración realizada con la revista SOS Mamá sobre la necesaria colaboración a desarrollar entre los padres a la hora de educar a los niños.

Haz click para ver el artículo en pdf: Padres en el mismo hogar y en el mismo equipo

Conciliación de la vida familiar (y V)

conciliacion familiar foto blogcapitalhumano¿Es necesario que también quede un poco de tiempo para cada uno (por ejemplo, para hacer deporte) y los dos contribuyan en que esto sea posible?

Si hacemos un buen reparto de las tareas, podremos encontrar pequeños huecos libre que cada uno pueda utilizar de forma personal, para hacer deporte, hablar con un amigo… lo que nos ayudará a estar mejor con uno mismo y con la pareja. Dejarnos un hueco para nosotros mismos, siempre va a tener efectos positivos. Necesitamos un espacio para el autocuidado personal.

 ¿Cómo actuar cuando no se cumple lo acordado para las tareas? ¿Hay que ser tolerantes con los fallos o el ritmo de la pareja a la hora de hacer estas tareas?

 Hay que entender que en ocasiones se puede fallar, y que hay días en los que ha resultado imposible hacer lo acordado. Pero no se debe de permitir que esto ocurra, para que no se generalice. Y sobre todo, en la medida de lo posible, no hacerle el trabajo a la pareja, que lo haga después, cuando pueda o cuando tenga tiempo. Nos es más difícil responsabilizarnos de una tarea, cuando sabemos que hay otro que la ha asumido dicha responsabilidad por mí.

 ¿Deberíamos las mujeres bajar el nivel de exigencia?

 No se trata tanto de bajar el nivel de exigencia, como de saber que cuando delegamos el trabajo en otra persona, esta lo puede hacer de forma diferente. No es que esté peor hecho; pero sí de forma distinta. De nuevo se puede llegar a un acuerdo sobre la forma de realizar la tarea.

Conciliación de la vida familiar (III)

Refuerza a tu pareja¿Debemos tratar de que estas tareas no agobien a la pareja ni la vida familiar?

Si las tareas han quedado planificadas en nuestra agenda diaria, según los acuerdos a los que habíamos llegado, será mucho menos probable que interfieran en la vida familiar y o en la de pareja, de todas formas siempre debemos dejar un grado de flexibilidad.

¿Hay que reforzar la conducta cuando se hagan las cosas? Es decir, con frase tipo “me ha gustado mucho tal o cual cosa”, “Qué bien, ahora tenemos más tiempo para estar juntos o disfrutar con los niños”…

 A todos nos gusta que nos refuercen, y las leyes del comportamiento nos dicen que cuando a una conducta le sigue un refuerzo (algo positivo), se incrementará su frecuencia. No dejemos de utilizar el refuerzo, aunque hayamos pactado lo que hará cada uno, y cuales son sus responsabilidades; no dejemos de reforzar las conductas cuando algo se haga bien. Veremos que de esta forma todos nos encontraremos mejor. (El refuerzo tiene efectos positivos tanto en la persona elogiada como en la que lo administra).

Conciliación de la vida familiar (II)

Conciliación de la vida familiar y profesional Foto de cincodias.com¿Es necesario, incluso, para que no haya despistes seguir una agenda donde cada uno apunte qué debe de hacer y horarios?

 Tras la negociación dentro del hogar, es necesario que haya un compromiso personal, que quede claro qué va a hacer cada uno, y cuándo lo va a hacer; y si es necesario, incluso lo podemos dejar apuntado. No se trata de firmar un contrato, pero sí de asumir la responsabilidad de la tarea asumida.

 ¿Debe ser una tarea diaria? Es decir, es mejor establecer una rutina para hacer las cosas de casa. Por ejemplo, dedicar cada uno una hora al día?

Cuando se introducen las tareas dentro de la rutina diaria, nos será mucho más fácil cumplirlas, por varios motivos: el hueco ya está hecho, y comprometido. Además cuando se hace algo durante 21 días seguidos se convierte en un hábito y nos costará mucho menos realizarlo.

Se trata de planificar en nuestra agenda diaria, el hueco para realizar las tareas acordadas, darles la importancia que tienen, y no dejar de hacerlas porque nos surge otra cosa. Siempre hay algo más interesante que hacer que la plancha, la lavadora, limpiar…

Conciliación de la vida familiar

Conciliación familiar foto pontex¿Cómo hacer ver a tu pareja (“normalmente hombres”) que debe colaborar en casa?

Se trata de cambiar el enfoque, no es tanto, que tiene que ayudar o colaborar en casa, como que “esto es un equipo, y hay que hacer el trabajo entre todos“, no que me tienes que ayudar a mí. Para eso será fundamental que la mujer de partida, no asuma todas las responsabilidades del hogar, y no pida ayuda como un favor personal en momentos puntuales, si no que se enfoque como un trabajo de equipo.

¿Cómo repartir las tareas? ¿Según las destrezas, habilidades y gustos de cada uno?

Sería lo ideal, pero hay que ser conscientes que hay tareas que puede que no les guste a ninguno, y no quedará más remedio que sentarse a negociar qué hará cada miembro de la pareja. Eso sí, hay que negociar teniendo claro el objetivo, que en este caso, no es hacer “yo” la tarea que quería y que “tú” hagas la que a mí no me gusta; sino que el objetivo es:  ser capaces de distribuir de forma equitativa y razonables las tareas.

 

No obviemos que, un factor que puede limitar mucho la tarea a realizar cada uno, es el horario. Hay tareas que se repartirán no por las destrezas, gustos o habilidades de cada uno, sino por el horario disponible de cada miembro de la pareja.

Terapia de pareja: Colaboración del Centro de Psicología Álava Reyes con el Diario ABC

Os dejo hoy la colaboración realizada por Mª Jesús Álava y Mila Cahue para el Diario ABC sobre “la terapia de pareja” en formato vídeo:

Terapia de pareja – Centro de Psicología Álava Reyes para ABC

Errores típicos que hay que evitar cometer cuando la pareja tiene hijos de otro matrimonio.

Algunos errores que no nos podemos permitir el lujo de cometer:

  • Uno de los errores típicos es pensar que como la casa es del niño o de la niña, y el que llega es un intruso, no tenemos autoridad sobre él o ella. Es verdad que la nueva pareja no es su padre o madre, pero sí una figura de autoridad, pues es el adulto, por lo que no puede permitir que haya faltas de respeto en ninguna de las direcciones, ni de los niños hacia la nueva pareja, ni viceversa.
  • Otro error típico puede ser comprar al niño. Puede resultar tentador llenar al niño de regalos, pensando que de esa forma nos ganaremos su cariño. Lo único que estamos haciendo es llenarle de cosas materiales que se pasan de moda, y cuya atención va a ser muy relativa. Lo que realmente será duradero es que sepa que va a estar ahí no solo como pareja de su madre o padre, sino para quererle, escucharle, ayudarle a resolver sus problemas…
  • Forzar el ser su amigo, es otro error a evitar, ya hemos comentado, que no hay que actuar de padre, pero tampoco de “amiguete”. Estar ahí para escucharle en sus problemas, en sus inquietudes, pero ser referente también de autoridad, de esa forma le daremos más seguridad, y tendrá más confianza con la nueva pareja.
  • Entrar en competición con el padre o la madre biológica también es un error común. No se trata de un concurso, y además los roles de padre y de pareja de la madre o del padre, son muy distintos. No pensar que tenemos que ser mejor que el padre o la madre,la función y el rol es muy distinto, ni mejor ni peor, distinto.

Revista TELVA niños: Sus hijos no me aguantan: Qué debes hacer (y que no) para mejorar la relación con los hijos de tu pareja

Este mes he tenido el placer de colaborar en la Revista TELVA niños para hablar sobre este interesante, y cada vez más común, problema, así que durante los próximos posts  resolveremos algunas de las principales dudas al respecto.

En el caso de las familias reconstituidas en las que hay hijos de relaciones anterior: ¿es mejor actuar como “padre”, como “amigo” o no esforzarse por asumir ningún rol respecto a los hijos del otro?

En el caso en el que haya hijos de una relación anterior, la nueva pareja tiene que asumir que no es padre de esos niños, por lo que no debe tratarlos como tal. Pero tampoco es su amigo, así que no vale adoptar una postura de “colega” frente a los hijos de su nueva pareja. La actitud más correcta es la de ser una adulto de referencia, eso implica que será fuente de autoridad en la casa, es decir tendrá el mismo valor a la hora de hacer respetar las normas y los límites que haya en el casa.

Verano en pareja (y II)

¿Cómo evitar que los problemas lleguen?

  1.  Fomentar la comunicación, dejar siempre la puerta abierta al diálogo. Las pequeños roces y manías en mejor que los comentemos y que se trate de limara asperezas.
  2. Comunica lo que te pasa, como te sientes… la pareja no tiene una bola de cristal para adivinar lo que te pasa, si no lo dices no lo va a saber, y en ocasiones dejamos pasar demasiado tiempo, y la situación “explota”.
  3. Cuidado con los pensamientos, “¿realmente es insoportable?” o no te gusta y preferirías que no lo hiciera. Este pequeño matiz es fundamental, pues nos dará la opción de no desesperarnos.
  4. Se trata de que ganemos todos, de pasar un buen rato, de disfrutar, aunque en ocasiones tenga que ceder uno de los dos.  Aprender a negociar con la pareja es muy importante, pero no vale partir del enfoque yo gano tu pierdes. No hay perdedores, un día ganará uno al día siguiente otro.
  5. Cuidado con las expectativas de las vacaciones, en ocasiones las idealizamos  y esto conlleva frustración.
  6. Repartir las tareas durante las vacaciones.
  7. Planifica de antemano lo que vais a hacer.
  8. Incluir momentos para estar con los niños, momentos para estar en pareja, y momento para estar solos.