El reto de ser madres y trabajar: entrevista en el programa La Tarde de la cadena de televisión NTN24

Os adjunto el vídeo a la entrevista realizada para la cadena de televisión NTN24 presente en Colombia, Venezuela, USA y México:

El reto de ser madres y trabajar: ¿cómo manejar el equilibrio tras el nacimiento de un hijo?

Actualmente son cada vez más comunes los casos en los que las madres deben encontrar el balance entre el trabajo y la familia, para así desarrollar una gran carrera profesional sin dejar a un lado el cuidado de los hijos.

En entrevista con el programa La Tarde de NTN24, la psicóloga y escritora Silvia Álava, explica cómo manejar el equilibrio de trabajar a tiempo completo tras el nacimiento del primer hijo.

“Debemos cuidar mucho la calidad del tiempo que se está con el niño”, indicó Álava. 

Inteligencia emocional y felicidad en las empresas de la mano de Territorio Creativo

Leonardo AmayaMe hago eco hoy de la intervención de Leonardo Amaya (psicoterapeuta y profesional en Gestión Humana, Talento, Liderazgo, Desarrollo Profesional y de Equipos) en los desayunos de Territorio Creativo en Colombia.hablando de la inteligencia emocional, y por ende de la felicidad dentro de las empresas:

Mucho se habla de inteligencia emocional en las personas pero, realmente, ¿qué tiene que ver con las empresas?  las organizaciones están formadas por personas, así que éstas deben preocuparse por la inteligencia emocional de sus empleados, pues ahí radica un gran porcentaje del cumplimiento de los resultados de los objetivos planteados por la compañía.

Aunque es un tema que las compañías están empezando a tener en cuenta, aún falta implementar métodos que promuevan el manejo adecuado de las emociones. Amaya explicó cómo impactan los sentimientos de las personas en el resto de la organización:

¿Cómo definirías la inteligencia emocional?

Leonardo Amaya: Inteligencia emocional es una característica humana que permite el reconocimiento tanto de las acciones y sentiminetos propios como los de los otros. Ese reconocimiento conduce a la gestión racional de las propias emociones y de los demás. A nosotros nos resulta muy difícil manejar eso de manera espontánea porque no somos conscientes de las dinámicas internas de nuestras emociones, solemos pensar que la emociones brotan, pero las emociones están asociadas a juicios inconscientes pero activos que están en nosotros. Toda la interacción con el mundo es a partir de juicios que no son plenamente conscientes que se nos hacen difícil manejar. El problema es que, muchas veces, esas emociones reclutan conductas disfuncionales. Eso genera muchísimos problemas en las empresas y puede interferir en la toma de decisiones dentro de la organización.

Las empresas se fundamentan en la toma de decisiones. No hay empresas que no decidan, gerentes que no decidan. Las empresas operan a partir de productos complejos, es decir, las empresas unipersonales se apoyan en otros que son externos. Lo característico de una empresa, además de la toma de decisiones, es el trabajo colaborativo y de alto desempeño, no nos unimos para que cada cual haga su parte, sino que todos construyamos algo para superar el número de las partes. Para que esa interacción sea eficaz, deben haber emociones proactivas y evaluaciones realistas de la gente que trabaja con nosotros.

¿Cómo hacemos entender a los grandes directivos la importancia de la inteligencia emocional dentro de las organizaciones?

L.A: Las empresas lo tienen muy claro. Lo que pasa es que hay muchos temas que hasta hace un tiempo eran tabúes. Por ejemplo, hablar de felicidad en una empresa sonaba rarísimo. Ahora, si pagas a tus empleados para que sean felices, les estás pagando para que trabajen mejor. Siempre hay que romper algunas barreras emocionales a la elaboración de los propios campos de trabajo, es decir, los mismos locos que se encuentran en la calle se encuentran en las organizaciones. 

Una ardua tarea les espera a las organizaciones. Sus empleados son de vital importancia dentro del esquema jerárquico. Todo nace a partir de las emociones.y el cambio requiere tiempo.

FUENTE: TCBlog

Felicidad y trabajo: La mitad de los trabajadores europeos soporta estrés laboral

Os adjunto este informe del que se hace eco INFOCOP:

European Opinion Poll on Occupational Safety and Health

La mitad de los trabajadores europeos (51%) percibe el estrés como algo habitual en su entorno de trabajo y un 16% se queja de que se trata de un problema “muy frecuente”. Estos son algunos de los resultados del último sondeo de opinión paneuropeo, realizado con el apoyo de la Agencia Europea para la Seguridad y la Salud en el Trabajo (EU-OSHA).

Para la elaboración del estudio se han realizado más de 16.600 entrevistas a trabajadores del total de 27 países de la Unión Europea, incluido España. Los datos, recogidos entre noviembre de 2012 y febrero de 2013, se han centrado en la evaluación de la percepción general sobre los empleados de más de 60 años -al ser un grupo especialmente vulnerable al estrés laboral y en creciente auge, dado el envejecimiento de la población europea-, así como en la evaluación de la percepción que tienen los trabajadores europeos sobre el estrés laboral al que se encuentran sometidos.

Los resultados de la encuesta, dados a conocer el 9 de mayo de 2013, revelan que si bien los trabajadores esperan que el porcentaje de empleados mayores de 60 años se incremente notablemente en el año 2020, existe poco conocimiento acerca de programas y políticas laborales que faciliten a los trabajadores de más edad poder seguir trabajando hasta la edad de jubilación e incluso después. Tan sólo el 12% de las personas encuestadas afirmó tener conocimiento de este tipo de medidas, lo que da cuenta de que Europa necesita impulsar las políticas de envejecimiento activo en el entorno laboral para poder hacer frente a los cambios que se prevén.

En relación con la percepción hacia el rendimiento de este nuevo colectivo de trabajadores mayores, la mayor parte de los encuestados mostró una actitud positiva. Sólo dos de cada diez participantes (22 %) consideró que los trabajadores de más edad tienen más accidentes en el trabajo que otros trabajadores y de tres de cada diez (28 %) manifestó que estos trabajadores mayores son menos productivos en el trabajo que otros trabajadores.

La encuesta también ha puesto de manifiesto que la percepción de estrés laboral entre los trabajadores europeos es muy elevada. Tal y como se ha mencionado anteriormente, la mitad de los trabajadores considera que el estrés en el trabajo es algo habitual. No obstante, esta percepción varía ligeramente en función del género, la edad y el tipo de ocupación. Las mujeres (con un 54% frente al 49% de los hombres), los trabajadores entre 18 y 54 años (53%) y el personal sanitario o dedicado al cuidado y a la asistencia de otras personas (44%) son los grupos que consideran con mayor frecuencia que el estrés laboral forma parte de su día a día.

Pero, ¿cuáles son los motivos que generan mayor estrés laboral a los trabajadores europeos? Según los datos recogidos en el estudio, la precariedad laboral o la reorganización de la plantilla (72%) son las causas principales de estrés laboral, seguidas de las horas o la carga de trabajo (66%). Sin embargo, hay que tener en cuenta que estos datos se invierten en el caso de los profesionales dedicados al ámbito sanitario o al cuidado de otros, quienes afirman en un 77% de los casos que las horas empleadas o la carga de trabajo constituyen su fuente principal de estrés.

Asimismo, seis de cada diez trabajadores (59%) señalan que el acoso laboral o la intimidación en el trabajo constituyen una causa habitual de estrés laboral, así como la falta de apoyo por parte de compañeros y superiores (57%) o las escasas oportunidades de control de las pautas de trabajo (46%).

A pesar de la elevada incidencia del estrés laboral, el 40% de  los trabajadores encuestados considera que este problema no se maneja de manera adecuada por parte de la empresa u organización a la que pertenece y el 15% afirma que no se hace nada al respecto, es decir, que no existen programas para detectar ni hacer frente a estos riesgos psicosociales.

En la nota de prensa dirigida a los medios, la directora de la EU-OSHA, Christa Sedlatschek, manifestó su preocupación ante la falta de iniciativas en los países europeos para hacer frente al estrés laboral e informó que el próximo año la campaña “Trabajos saludables”, que está llevando a cabo dicha institución, se centrará en la gestión del estrés laboral, dadas sus graves implicaciones. “El mensaje que debe transmitirse al conjunto de las empresas europeas de distintos tamaños y sectores es que los riesgos psicosociales pueden abordarse de la misma manera lógica y sistemática que otros problemas de salud y seguridad”, afirmó C. Sedlatschek.

Se puede acceder a la encuesta, pinchando en el siguiente enlace:

European Opinion Poll on occupational safety and health

El 75% de los trabajadores dice no sentirse feliz con su situación laboral. Vía aprendemas.com

trabajo-aumentan-enfermedad-arterial-coronaria_TINIMA20130513_1011_5Levantarse todas las mañanas para ir a la oficina no es plato de gusto para la mayoría de los trabajadores. Y es que según una encuesta realizada por Trabajando.com entre más de 2.500 personas, el 75% de los profesionales asegura no sentirse feliz con su trabajo. (Ver cursos inteligencia emocional)

El 25% restante pueden considerarse unos afortunados a juzgar por las estadísticas. En este pequeño grupo, los trabajadores no tienen razón alguna para quejarse porque les apasiona su trabajo (30%), disfrutan de un buen clima laboral (18%), puede innovar y aportar nuevas ideas (12%) y su empresa les valora (11%).

Sin embargo, la gran mayoría de los trabajadores no tiene la misma suerte y su infelicidad laboral se debe principalmente a que no tiene un buen salario ni contrato laboral (24%), su trabajo no le apasiona (13%), no goza de un buen ambiente y tampoco tiene posibilidades de ascender (12%). El resto de las causas son la remuneración, la falta de valoración por parte de la empresa, los jefes y la imposibilidad de innovar y aportar nuevas ideas. A pesar de ello, el 68% de los encuestados por Trabajando.com dijo que sentía que su trabajo era fundamental para la empresa, mientras que un 32% señaló lo contrario.

¿Y cómo es el lugar ideal para trabajar? Aquel donde hay confianza en los jefes, orgullo por la empresa, donde cada uno entrega lo mejor de sí y se trabaja en equipo en un ambiente de confianza, según Great Place to Work®

Trabajadores estresados

En todo ello tiene mucho que ver el estrés. De hecho, el 67% de los encuestados asegurar sufrirlo. Resulta cada vez más difícil poder conciliar, se reduce el tiempo que se dedica a la familia, amigos u otras actividades y se incrementa el número de horas. Según la Organización Internacional del Trabajo (OIT), el estrés “es una enfermedad peligrosa para las economías industrializadas y en vías de desarrollo, que perjudica la producción al afectar la salud física y mental de los trabajadores”.

Otro de los resultados llamativos de la encuesta es que un 47% aseguró no saber realmente cuáles son los objetivos y metas de su empresa. Asimismo, un 32% reconoció estar tan desmotivado que ya nada podía hacer por cambiar la situación.

“Es evidente que la satisfacción laboral está estrechamente relacionada con la calidad de vida en el trabajo y esto, al final, tiene impacto en todos los aspectos de la vida de las personas. Alguien que no se sienta a gusto en su empresa, buscará nuevas oportunidades laborales”, destaca Javier Caparrós, director general de Trabajando.com España.

Caparrós agrega: “Aunque los datos que revela esta encuesta no son favorables, la satisfacción laboral no es sólo una responsabilidad de las empresas, sino que requiere de la participación activa de los trabajadores, sobre todo mantener una conducta proactiva y buena disposición”.

La felicidad y su influencia en el rendimiento y la implicación en el trabajo

Contimuanos con los temas de felicidad y trabajo de los viernes, en esta ocasión vamos la relación existente entre felicidad y rendimiento, y felicidad e implicación:
La felicidad incide directamente en el rendimiento tanto individual como grupal de la organización (Fuente: Towards a model of work engamente (Bakker & Demerouti, 2008):
  • Ampliación del repertorio de pensamientos y acciones accesibles.
  • Impulsa la creatividad y la acción.
  • Incrementa la motivación para explorar y asimilar nueva información y experiencias.
  • Permite una más amplia y flexible organización cognitiva.
  • Potencia la capacidad para integrar información de distintas fuentes. 

Felicidad en implicación: La implicación es una experiencia de energía y conexión con las actividades del trabajo que facilita la percepción de auto-eficacia y competencia. Una mayor implicación genera:

  • Vigor: energía y resiliencia en el trabajo, voluntad para invertir esfuerzo y recursos incluso ante la presencia de dificultades.
  • Dedicación: sentido de importancia, entusiasmo, inspiración, orgullo y reto.
  • Absorción: estar concentrado en el trabajo, con la percepción de que el tiempo pasa deprisa, experimentando ciertas dificultades para abandonar las tareas.

Implicación

Causas de la falta de implicación: 

  • Ausencia de liderazgo eficaz.
  • Cultura organizacional insana (burocracia, micro-gestión, culpa, mentalidad de “silo”.
  • Ausencia de una visión inspiradora.
  • Ausencia de valores compartidos.
  • Falta de trabajo inspirador.
  • Comunicación poco efectiva.

Felicidad y trabajo: “Manejando el estrés y los riesgos psicosociales en el trabajo”, nueva campaña de la Agencia Europea para la Seguridad y la Salud en el Trabajo vía Infocop

manage stress

La Agencia Europea para la Seguridad y la Salud en el Trabajo (EU-OSHA), ha anunciado la próxima campaña sobre Trabajos saludables para 2014-2015, que llevará por título “Manejando el estrés y los riesgos psicosociales en el trabajo”.

La campaña europea, que dará comienzo el próximo mes de abril, tiene como objetivo difundir herramientas prácticas y proporcionar asesoramiento sobre cómo actuar eficazmente frente al estrés laboral. Para ello, la Agencia Europea EU-OSHA anima a todas las organizaciones y personas interesadas a escala individual, local, nacional o europea a formar parte activa de esta iniciativa, mediante la difusión y el uso de los materiales que saldrán a la luz a lo largo de la campaña, la organización de eventos y actividades relacionados con la salud y el bienestar psicológico en el ámbito laboral y la participación en otras actividades y concursos, entre ellos, el Premio Europeo de Buenas Prácticas.

De acuerdo a los datos proporcionados por EU-OSHA, el estrés supone el segundo problema de salud en el ámbito laboral en Europa y, junto con otros riesgos psicosociales, se considera que es el responsable de más de la mitad de los días de trabajo perdidos por discapacidad, constituyendo un coste económico de 240 mil millones de euros al año en Europa.

Más de la mitad de los trabajadores europeos se queja de que el estrés laboral es un problema habitual en su entorno de trabajo, y, a pesar de esta elevada prevalencia, el 40% de los trabajadores encuestados señala que los riesgos psicosociales y el estrés laboral no son abordados por la empresa u organización a la que pertenecen, lo que evidencia, la escasa concienciación de la importancia estratégica de controlar estas cuestiones.

Según la EU-OSHA, los riesgos psicosociales pueden darse en cualquier entorno laboral, pero incluso las pequeñas empresas con menos recursos, pueden desarrollar estrategias eficaces para minimizar su impacto. Los riesgos psicosociales pueden ser detectados y manejados eficazmente de manera sistemática, al igual que otros riesgos para la salud que afectan a las empresas, y los resultados evidencian que los beneficios de la puesta en marcha de protocolos para hacer frente al estrés laboral superan con creces los costes de su implementación.

Más información en:

Healthy Workplaces Campaign 2014-2015

Trabajo y felicidad: ambientes de trabajo saludables influyen en la salud tanto física, como psicosocial. Artículo de Infocop

Volvemos a decidar la serie de los viernes al trabajo y la felicidad, en este caso de la mano del último informe de la OMS del que se hace eco Infocop:

“La salud, la seguridad y el bienestar de los trabajadores son de fundamental importancia para los propios trabajadores y sus familias, y también para la productividad, la competitividad y la sostenibilidad de las empresas y, por ende, para las economías de los países y del mundo”. Así lo establece el informe de la Organización Mundial de la Salud (OMS), titulado Ambientes de trabajo saludables: Un modelo para la acción para empleadores, trabajadores, autoridades normativas y profesionales.

El documento, que ha sido publicado el mes de junio de 2013, pretende servir de marco de referencia para la planificación y ejecución de estrategias sobre protección y promoción de la salud en el entorno laboral a escala mundial.

Tal y como se detalla en el texto, la salud ocupacional está experimentando un notable avance, de tal manera que hoy en día no sólo hace referencia a la protección de la salud física, sino también a la prevención y promoción de la salud psicosocial de los trabajadores. Según los datos aportados por la OMS, cada año se producen 160 millones de nuevos casos de enfermedades relacionadas con el trabajo. Asimismo, el 8% de la carga global de las enfermedades asociada a depresión se atribuye a riesgos ocupacionales.

Ambiente psicosocial en el trabajo - OMS

De esta manera, el informe de la OMS describe los factores que intervienen en la creación de ambientes de trabajo saludables, así como los riesgos que pueden presentarse en cada una de las cuatro áreas básicas de actuación: el ambiente físico de trabajo, el ambiente psicosocial (es decir, la organización del trabajo, la cultura institucional, las actitudes, los valores, las creencias y las prácticas que se realizan diariamente en la empresa), los recursos personales de salud y la participación de la empresa en la comunidad. Además, el documento propone el proceso que se debe llevar a cabo para poner en marcha programas de salud ocupacional.

Según la OMS, la creación de ambientes de trabajo que promuevan la salud de los trabajadores no sólo debe ser un compromiso ético y legal para la empresa, sino que supone una “decisión inteligente” si se tienen en cuenta los perjuicios que implica no cuidar de estos aspectos, esto es, los costes asociados a los accidentes laborales, las consecuencias financieras derivadas de las violación de las normas y leyes laborales de salud y seguridad ocupacional y la disminución de la productividad de la empresa (aumento de las bajas laborales, rotación de personal, discapacidad, etc.). En este marco de trabajo, y tal y como señalan los expertos de la OMS, las empresas y los gobiernos deben comprender que “la riqueza de las empresas depende de la salud de los trabajadores”.

Se puede descargar el informe en el siguiente enlace:

Ambientes de trabajo saludables

La felicidad y el bienestar en el trabajo, artículo de INFOCOP

TrabajoYa es viernes y por tanto volvemos a dedicar el post a hablar de felicidad y trabajo, en esta ocasión os adjunto el artículo aparecido en la revista InfoCop realizado por Alfredo Rodríguez-Muñoz (Universidad Complutense de Madrid) y Ana Isabel Sanz-Vergel (University of East Anglia):

El interés por el concepto de felicidad no es reciente. Desde un punto de vista filosófico, Platón o Aristóteles ya se preguntaban qué es ser feliz, analizando las distintas formas a través de las cuales el ser humano podía alcanzar dicho estado.

En las últimas décadas, debido al desarrollo del movimiento de la psicología positiva, este tema se ha convertido en una cuestión clave tanto para los investigadores (Easterlin, 2003) como para los responsables políticos (Stiglitz, Sen, y Fitoussi, 2009), analizando al ser humano no sólo desde la enfermedad sino también desde la felicidad y el optimismo. Paralelamente, en el ámbito laboral también ha surgido un mayor interés por el lado positivo de la vida organizacional, prestándose más atención a fenómenos como el engagement, el bienestar o la satisfacción laboral. Uno de los hallazgos más aceptados en este campo, es que el trabajo contribuye de manera sustancial a mejorar el nivel de bienestar de las personas (Fisher, 2010; Warr, 2007). Por ejemplo, es bien conocido que el desempleo está relacionado con una disminución significativa en el bienestar, del cual los individuos sólo se recuperan cuando encuentran trabajo de nuevo (Clark, Diener, Georgellis, y Lucas, 2008). Por otra parte, también se ha encontrado que el bienestar de los trabajadores es un elemento esencial para lograr el éxito organizacional (Page y Vella-Brodrick, 2009).

El bienestar subjetivo es un concepto muy general con diferentes aspectos, y se refiere a la forma en que una persona evalúa su vida (Diener, Sandvik, y Pavot, 1991). Dentro del ámbito laboral, lo cierto es que el término de felicidad como tal no ha sido sistemáticamente definido. En general, los investigadores han optado por seguir una visión hedónica o eudaimónica para guiar sus estudios. Por una parte, la visión hedonista se centraría en estados emocionales subjetivos como la felicidad, la satisfacción, o el placer. Sin embargo, la tradición eudaimónica focaliza su estudio en los talentos y los potenciales de la persona. En este sentido, la búsqueda del potencial y la actualización de nuestras habilidades pueden dar un sentido a la vida.

Entonces ¿qué es la felicidad? ¿Consiste en estar alegre con más frecuencia? ¿Es tener un propósito en la vida y sentir que puedes desarrollarte? En un artículo publicado en 2008 en “Journal of Positive Psychology”, Todd Kashdan y colaboradores explican que es necesario complementar ambas perspectivas, evitando este tipo de distinciones artificiales que no son realmente útiles. De hecho, el bienestar hedónico y eudaimónico son mecanismos psicológicos que operan conjuntamente. Se trata de tener un afecto positivo y además sentir que puedes desarrollarte y que lo que haces tiene un propósito. En esta línea, Bakker y Oerlemans (2011) han conceptualizado el bienestar en el trabajo como la situación en la que un trabajador está satisfecho con su trabajo y, al mismo tiempo, experimenta frecuentemente emociones positivas como la alegría y la felicidad.

En un intento de distinguir entre los diferentes tipos de bienestar laboral, Bakker y Oerlemans (2011) han desarrollado un modelo teórico basándose en el modelo circumplejo del afecto (Russell, 1980). El modelo circumplejo postula que la estructura subyacente de las experiencias afectivas se puede caracterizar por dos continuos; placer-malestar y alta-baja activación. Cada estado emocional puede ser definido como una combinación de estas dos dimensiones con diversos grados de placer y de activación. En consecuencia, los indicadores positivos de bienestar serían la satisfacción en el trabajo (altos niveles de placer y bajos niveles de activación), y el engagement (altos niveles de placer y activación). La felicidad en el trabajo implicaría experimentar altos niveles de placer y moderados niveles de activación (Bakker y Daniels, 2012; Xanthopoulou et al, 2012.).

La investigación existente muestra claramente que la felicidad en el trabajo se asocia con otros indicadores organizacionales positivos. Tener un estado de bienestar en el trabajo se relaciona con una mayor creatividad laboral, con un mayor número de conductas prosociales con los compañeros y con los clientes, y menores tasas de conductas contraproductivas. Según Cropanzano y Wright (2001) los empleados menos felices son más sensibles a las amenazas, y se encuentran más predispuestos a adoptar posturas defensivas y pesimistas. Por el contrario, los empleados felices son más sensibles a las oportunidades, más confiados y con una actitud más cooperativa con sus compañeros.

De acuerdo con la teoría formulada por Barbara Fredrickson (“Broaden-and-Build Theory”) las emociones positivas, como la felicidad, ayudan a ampliar y desarrollar habilidades y vínculos sociales. Además de los beneficios inmediatos, experimentar emociones positivas tendría efectos beneficiosos más duraderos. Las emociones positivas, como la felicidad, facilitan la adquisición y desarrollo de nuevas habilidades que preparan a los individuos para retos futuros.

En el último número de 2013 de la Revista de Psicología del Trabajo y de las Organizaciones (Volumen 29, Número 3), se presenta un número monográfico dedicado a la felicidad y el bienestar en el trabajo. En el mismo, algunos de los especialistas más prestigiosos en este campo abordan y reflexionan sobre cuestiones tan variadas como el engagement, tanto a nivel individual como grupal, el empoderamiento, la recuperación, el ajuste persona-puesto de trabajo, el afecto positivo, y el disfrute en el trabajo. Esperamos que el enfoque positivo de este monográfico estimule la investigación e intervención en el área de la psicología organizacional positiva en España, y que contribuya a generar entornos organizacionales más saludables.

 

El artículo completo puede encontrarse en la Revista Journal of Work and Organizational Psychology: Rodríguez-Muñoz, A. y Sanz-Vergel A.I. (2013) Happiness and well-being at work: A special issue introduction. Journal of Work and Organizational Psychology, 29 (3), 95-97.  

  •  Alfredo Rodríguez-Muñoz es profesor del departamento de Psicología Social de la Universidad Complutense de Madrid. Es doctor en Psicología y Máster en Seguridad y Salud en el Trabajo. Sus intereses de investigación se centran en las áreas de estrés y salud en el trabajo. Sus trabajos han sido publicados en revistas como Work & Stress, Journal of Occupational Health Psychology o European Journal of Work and Organizational Psychology, entre otras.
  • Ana Isabel Sanz-Vergel es Lecturer en Organizational Behaviour  en la Universidad de East Anglia, Reino Unido. Es doctora en Psicología y Máster en Psicología Clínica y de la Salud por la UAM. Sus intereses de investigación se relacionan con el ámbito de la salud laboral y la conciliación trabajo-familia. Sus trabajos han sido publicados en revistas como Journal of Vocational Behavior o Journal of Occupational Health Psychology, entre otras.