10 claves para ser una madre feliz vía HacerFamilia.com

La felicidad es un estado de ánimo, una sensación de bienestar que nos invade de manera muy agradable. En este estado intervienen factores internos y personales, pero también externos vinculados a los demás, a nuestros seres queridos… y en el caso de las madres, especialmente relacionados con los hijos, la pareja, lafamilia, los amigos… ¿Dónde reside la esencia de la felicidad?

Meg Meeker, pediatra con 25 años de profesión, madre desde los 26 años y experta en Educación, Adolescencia e Infancia ha desgranado en su libro Los 10 hábitos de las madres felices la esencia de la felicidad materna.

10 hábitos de las madres felices - Silvia Alava - Hacer FamiliaEn ocasiones, es la presión que ejerce la sociedad sobre las mujeres, la que impide el desarrollo de la felicidad. La continua necesidad de perfección basada en que hay que saber hacer de todo y hacerlo bien, educando a los hijos, teniendo un buen aspecto, ganando dinero en un buen trabajo, siendo la esposa perfecta… está costando a las mujeres un peaje que resiente su salud física, mental y emocional. La doctora Meg Meeker aboga por un cambio basado en unos hábitos positivos para disfrutar más de la vida y de los hijos: Sigue leyendo

Cómo conseguir educar a los niños sin gritos. Colaboración con Nosotras.com

Nosotras - Educar hijos felices - Silvia ÁlavaEsta es sin lugar a dudas unas de las preguntas que más nos hacen los padres cuando acuden a nuestro centro de Psicología Álava Reyes. Y dada la importancia del tema, he decidido abordarlo hoy.

No debemos olvidar que la principal fuente de aprendizaje de un niño es el modelado. Los niños copian lo que ven, y sobre todo lo que ven a sus adultos de referencia, que principalmente son sus padres y hermanos mayores. Es por eso, por lo que es fundamental no caer en la trampa de exigir al niño que no haga lo que nosotros hacemos. Por ejemplo, si no queremos que nuestro hijo grite, los padres son los primeros que deben de evitar hacerlo si lo quieren educar correctamente.

Cuando a los niños les exigimos cosas que nosotros no hacemos, no lo entienden, les parece injusto y con toda la razón. ¿Cómo van a entender que yo no puedo gritar cuando mis padres si lo hacen? Además con los gritos lo único que hacemos es presionar a los niños, crear un ambiente de nervios y crispación que en absoluto favorece el aprendizaje, ni crea un buen clima de comunicación, ni de confianza. En ocasiones, dichos gritos pueden llegar incluso a dañar la autoestima y la seguridad del niño.

Hay que tener en cuenta que en ocasiones los niños se pueden poner muy pesados, y agotar la paciencia de los padres, que pierden los nervios y pueden llegar a gritarles e incluso decirles cosas de las que luego se arrepentirán. Esta es una de las razones por las que será más efectivo utilizar el lenguaje no verbal. En estos casos, intentar razonar con los niños no funciona; por mucho que intentemos hacerles reflexionar no lo conseguiremos. Sigue leyendo

¿Cómo debemos premiar a los niños? 10 consejos para trabajar el refuerzo positivo.

??????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????En muchos de nuestros artículos os hemos hablado de la importancia de premiar a los niños por sus logros. Reforzar sus conductas positivas es vital para un correcto aprendizaje y reforzar su autoestima. En este post vamos a proporcionaros pautas claras y sencillas para que podáis llevarlo a cabo en casa.

 

10 consejos para trabajar el refuerzo positivo.

Consideramos “refuerzo” a cualquier consecuencia positiva que ocurre tras haber realizado una acción.

  •  Utilízalo cuando quieras que alguna acción se repita: Las leyes de conducta nos explican cómo, cualquier acción a la que sigue una consecuencia positiva, es decir un refuerzo, será algo que buscaremos repetir en el tiempo. Por el contrario, cuando la consecuencia que sigue a la conducta es negativa (“castigo”), la tendencia será a evitar dicha conducta.
  • Si lo que queremos es que la conducta desparezca, tendremos que utilizar lo que los psicólogos llamamos extinción, es decir que tras realizar una acción, no haya ningún efecto, ni positivo ni negativo.
  • Empieza por una alabanza o un pequeño premio: El refuerzo positivo consiste en aplicar una consecuencia positiva tras un comportamiento que queramos que el niño siga haciendo, como puede ser una alabanza o un pequeño premio. Tiene que ser algo positivo en sí mismo.
  • El refuerzo negativo también es posible: es la eliminación de una consecuencia negativa, y también nos servirá para consolidar las conductas.
  • El mayor refuerzo que puede tener un niño es la atención de sus padres. Que sus adultos de referencia les hagan caso y estén con ellos es lo que más les puede gustar.
  • Ojo a las reprimendas: cuando regañamos o reprendemos a un niño, aunque sea de forma negativa, sigue teniendo la atención del adulto. Por eso algunos niños no reaccionan a las reprimendas, incluso parece que las van buscando.
  • Ajústate a la edad del niño: Los refuerzos en los niños siempre deben de estar ajustados a la conducta que el niño ha realizado. No conviene premiarles con refuerzos desproporcionados, porque entonces perderán su valor.
  • Los refuerzos sociales, como mostrarle al niño lo contentos o lo orgullos que están sus padres respecto a su conducta, lo mayor que es, lo que está esforzando, lo bien que se porta… son más eficaces y más duraderos que los refuerzos materiales.
  • La familia es importante: Que un familiar cercano con el que le niño tenga un especial apego, le llame por teléfono para felicitarle por un logro puede ser un gran reforzador para el niño.
  • Empieza por ti mismo: Refuérzate a ti mismo/a, regálate pequeños premios por tus logros, serán fuente de alegría para ti . Que tus hijos y tu pareja te vean feliz será fuente de alegría también para ellos.

FUENTE: Papisypeques.com

Queremos Hijos Felices en PeruMira.org

“…la educación de los niños es siempre responsabilidad de los padres y eso no se puede delegar”

 “Las normas y los límites no anularán la personalidad del niño, sino que le ayudarán a moldear su temperamento y a conseguir el autocontrol necesario”

 “Respecto a las redes sociales hay que tener especial cuidado con su uso por parte de los menores, en muchas ocasiones se trata de herramientas que se les están quedando grandes”

Silvia Álava - Perú Mira

1.- Silvia, seas bienvenida, ¿Por qué eliges ser Psicóloga, cómo nace tu vocación y qué satisfacciones te ha dado?

Desde que recuerdo he querido ser psicóloga, siempre me ha gustado poder ayudar a los demás, a los adultos, a los adolescentes y sobre todo a los niños, que son la población más vulnerable y los que más ayuda pueden necesitar.

Desde niña me ha resultado apasionante la posibilidad de conocer el funcionamiento de la mente y de la conducta humana.  En mi caso también ha influido que tenía el modelo de mi tía, María Jesús Álava Reyes, que es una gran profesional y divulgadora de la psicología en España. Sigue leyendo

Los niños ante el divorcio, participación hoy en La Mañana de la 1 con Mariló Montero en TVE

Esta mañana tengo el placer de asistir al prograna La Mañana de la 1 para tratar el tema de los niños ante el divorcio de sus padres en la sección “Soy tu hijo”. Será a eso de las 10.30h, puedes seguirlo en directo pinchando en la imagen:

La mañana de la 1 - Mariló Montero - Silvia Alava

Queremos Hijos Felices en La Mañana de la 1 con Mariló Montero.png

Silvia Álava en La Mañana de la 1 2

10 pautas para fomentar la confianza con los niños. Colaboración con PapisyPekes.com

????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????

¿Sabes si tu hijo confía en ti? La confianza genera seguridad en las personas y mucho más si se trata de los niños. La confianza hacia los papás está estrechamente relacionada con que se sientan seguros y valorados en casa.

 

A través de este reportaje, podéis encontrar claves y pautas sencillas para fomentar la confianza de los niños en vosotros:

  1.  Generar un buen clima de confianza con ellos. Esto se logra con los pequeños gestos del día a día, como prestarles atención cuando nos hablan, escucharles de forma activa… y sobre todo favorecer momentos óptimos para hablar con ellos. Que los niños sepan que pueden contar lo que les preocupa y serán escuchados. Por ejemplo, eliminando la televisión de las comidas, podemos favorecer que se hable más durante las mismas. Otro momento muy bueno es al irse a la cama, cuando los niños se relajan y cuentan más cosas.
  2. No traicionar su confianza, si tu hijo o tu hija te ha contado un secreto, no puedes contárselo a terceras personas, como otros familiares o abuelos, dado que no vamos a poder controlar que no se les “escape” y el niño o la niña, se puede sentir muy dolido si ve que su padre o su madre rompió su promesa de no contarlo.
  3. Escucharle de forma activa, es decir, mientras él o ella esté hablando debes de mirarle, asentir con la cabeza, parafrasear lo que él o ella dice… no estar a la vez haciendo otra actividad como ver la televisión, contestar mensajes de teléfono, en el ordenador…
  4. El contacto físico puede ayudarnos a fomentar la confianza con los niños. Cuando nos cuenten algo importante, darles la mano, una pequeña caricia, hará que se sientan más seguros y mejorará la confianza entre padres e hijos.
  5. Mantener el contacto visual mientras hablamos, también ayuda a generar confianza con nuestro interlocutor. En el caso de los niños ponerse a su nivel cuando hablen, agachándose o sentándose a su lado si fuera necesario, para que los ojos queden a la misma altura, será de gran utilidad.
  6. No amenazarle con nada que no vayas a cumplir, pues al no hacerlo perderás la credibilidad y la confianza de tus hijos.
  7. No prometer algo que va no va a ser posible, o que se puede demorar en el tiempo. Pese a que la excusa de no hacerlo pueda ser muy buena o muy razonable, el niño puede vivirlo como una traición y le costará confiar de nuevo en tu palabra.
  8. Cuidado con las cosas que hacemos. En educación no vale caer en la incongruencia de haz lo que yo digo, no lo que me veas hacer. No podemos hacer cosas diferentes a lo que decimos ni mandar hacer a los niños cosas que nosotros no hacemos. De esta forma solo conseguiremos que desconfíen de nosotros y que no nos vean como personas creíbles.
  9. No mentirles nunca. Ni con mentiras piadosas, que muchas veces salen a luz y terminan minando la confianza del niño en sus padres.
  10. No criticar. Cuando el niño ha hecho algo mal, habrá que corregirle, pero si lo enfocamos diciéndole primero lo que hizo bien, para después pasar de forma concreta a los que tiene que corregir, aumentaremos la confianza entre padres e hijos.

FUENTE: papisypekes.com