¿Cómo ayudar a un hijo introvertido? colaboración con infosalus.com

niños introvertidosNo se puede hablar de una edad para el comienzo de la introversión ni para hacer un diagnóstico de algo que en realidad es un rasgo de la personalidad y no un trastorno. Aunque sí se puede decir que hacia los 4 años se podría decir que los niños ya tienen una representación básica sobre sí mismos.

HIJOS INTROVERTIDOS

Según explica a Infosalus Silvia Álava, psicóloga infantil y autora de ‘Queremos hijos felices. Lo que nunca nos enseñaron de 0 a 6 años’ (JdeJ Editores, 2014), si los niños extrovertidos se lanzan a hablar y establecen una rápida comunicación con los demás y juegan más con otros niños, los introvertidos se quedan más parados, les cuesta entablar conversación con niños que no conocen o hacer peticiones a los desconocidos.

“A los padres les es fácil identificar esta introversión y cómo les cuesta más la relación con los demás. Los niños introvertidos parecen tener una menor necesidad de entablar relaciones con los otros“, señala Álava.

En esto se diferencian niños introvertidos y tímidos, los primeros no tienen necesidad de esta relación, se sienten bien estando solos, sin embargo, el niño tímido quiere relacionarse, interactuar con los demás, pero hay algo que le impide hacerlo como la inseguridad, el miedo a fallar o a no ser aceptado.

Los niños deben aprender a relacionarse con los demás, no hay que dejarles que eviten hacerlo pero tampoco se puede obliga a pedir actuaciones innecesarias en el contexto. “Hay que desmitificar la introversión, es un rasgo más de personalidad, no es patológica, el niño sólo necesita aprender habilidades sociales”, continúa la psicóloga infantil.

CÓMO AYUDAR A MI HIJO INTROVERTIDO: CONSEJOS PARA LOS PADRES

La autora señala a Infosalus algunas pautas de actuación para aquellos padres preocupados por la introversión de sus hijos:

  • No forzar al niño: cuando vayamos a estar en un encuentro social, hay que comentarle que hay más niños y que tiene que involucrarse. Son útiles los juegos dirigidos en los que se sugiere a los niños el juego (como el pilla-pilla o el escondite) o las actividades con monitores de tiempo libre en las que participan todos los niños y no pueden ‘escapar’ de jugar.
  • No etiquetar: no pasa nada por ser introvertido pero no hay que asumir por él la comunicación con los demás ni hablar o pedir las cosas por él y no dar explicaciones ante su falta de contestación o de relación diciendo que es introvertido. “No hace falta que le resuelvas este menor interés por relacionarse con los demás”, señala Álava.
  •  Ensayar con él situaciones sociales: es lo que se denomina ‘role playing’, así se puede ensayar cómo pedir agua a un camarero o jugar a algún amigo. Mamá o papá representan el papel de la persona a la que el niño pide algo. Esto les hace tomar seguridad ante la situación.

DISTINGUIR ENTRE INTROVERSIÓN Y TIMIDEZ

La timidez no es un rasgo de personalidad, como en el caso de la introversión, sino que la persona tímida quiere relacionarse pero se inhibe de hacerlo y esto se acompaña de ideas irracionales sobre no ser aceptado por los demás.

En el caso de los niños es importante detectar esta timidez e ir trabajando pequeñas técnicas para dotar al niño de habilidades sociales, de las que en la mayoría de los casos carecen. Además, la principal fuente de aprendizaje de los niños es el modelaje de los padres a los que suelen copiar, por ello es importante darse cuenta de cuál es el modelo que estamos enseñando a los niños e ir trabajando sobre ello.

Es muy importante también en el caso de los niños que presenten timidez, no etiquetarlos y no sobreprotegerles, es decir, no resolver por ellos las situaciones en las que sientan esta timidez, porque de esta forma no desarrollarán habilidades sociales. Hay que reforzarles cada vez que hacen un pequeño gesto y no criticarles ni compararlos con sus hermanos, primos, amigos, etc.

“No hay que permitir el aislamiento del niño sino favorecer su participación en actividades que promuevan el contacto con otros niños y evitar llevar con ellos juegos que puedan realizar en solitario como las consolas“, señala Álava.

No hay que forzar la situación social y marcar metas objetivas como sólo saludar y luego jugar y sobre todo fomentar la independencia del niño. “Se puede invitar a amigos y a sus hijos a casa, donde el niño está más seguro, para luego ser recíprocos y visitar a estos amigos en su casa, para que el niño pueda ir aprendiendo las normas sociales de forma natural”, concluye la psicóloga infantil.

Presentamos el libro Queremos Hijos Felices en el programa Ya veremos de Juan Luís Cano

Hoy a las 21h hablaremos de niños, padres y psicología en el programa de M80 radio, presentado por Juan Luís Cano“Ya Veremos”  #QueremosHijosFelices. Escúchalo en directo haciendo clíck en la imagen:

Ya veremos - Silvia Álava

 

Queremos hijos felices: lo que nunca nos enseñaron de 0 a 6 años

24448_CUB_QueremosHijosFelices_3ed.inddCuando las familias llegan a nuestro centro de psicología, nos dice, con cierta resignación e ironía: “¡Es que los niños no vienen con manual de instrucciones! No sabemos cómo actuar ante muchas situaciones, si lo hacemos bien o mal”, o “Lo hemos probado todo, pero nada funciona”.

Con este libro buscamos mejorar la calidad de vida en el día a día de las familias, que sepan cómo enfocar y resolver los problemas de sus hijos, mediante un asesoramiento claro y concreto, fruto de nuestra experiencia profesional, y que tanto padres como hijos se sientan mejor y sean más felices. Por eso hemos ido recogiendo, en orden cronológico, las situaciones a las que se enfrentarán desde el nacimiento del niño o la niña hasta los seis años, haciendo especial hincapié en trasmitir a los niños valores como la tolerancia, el perdón, el esfuerzo, la compasión, el agradecimiento, el trabajo diario y la constancia… Entonces serán más felices.

Libro Queremos Hijos Felices

La importancia de la educación en valores. Colaboración con PapisyPekes.com

Hoy en día se habla mucho de la crisis que hay en la sociedad, pero no solo de la económica, sino también de la crisis de valores en la que estamos sumergidos.

Educar en valores¿Por qué es tan importante la educación en valores?

Sin embargo investigando sobre este tema, encontramos que reflexiones de este tipo, ya las hicieron los griegos clásicos hace más de 2.400 años, así Sócrates reflexionaba. “Los jóvenes de hoy aman el lujo, tienen manías y desprecian la autoridad. Responden a sus padres, cruzan las piernas y tiranizan a sus maestros. Los jóvenes de hoy día son unos tiranos. Contradicen a sus padres, devoran su comida y les faltan al respeto a sus maestros”.

Los valores son los principios que permiten orientar nuestro comportamiento con el objetivo de realizarnos como personas. En muchas ocasiones pueden funcionar como motor de nuestra conducta, pero también como freno. Los valores marcan el camino a seguir y nos avisan cuando nos desviamos del mismo.

Los valores no son marcadores genéticos ni mucho menos. Son algo que los niños tienen que aprender, y para eso será imprescindible que los padres eduquen en valores a sus hijos. Cada familia, cada padre, cada madre, tiene que elegir los valores que quiere trasmitir a sus hijos, porque serán los que guíen su conciencia y su conducta.

Los niños aprenden los valores a través de la conducta de sus padres. Para enseñar valores, no vale con las palabras, necesitamos los ejemplos. Es muy difícil que los niños aprendan a esforzarse si ven que sus padres no se esfuerzan y que ante la mínima dificultad se dejan llevar por el abatimiento, y abandonan.

Es tal la importancia que le otorgo a este tema dentro de la familia, que le he dedicado un capítulo en el libro Queremos hijos felices: Lo que nunca nos enseñaron. En él hablamos de cómo inculcar a los niños valores como la humildad, el compromiso, la gratitud, la amistad, la lealtad, la honestidad, la paciencia, el esfuerzo, la responsabilidad y la compasión. No obstante, es cada familia la encargada de decidir y de trasmitir los valores elegidos a sus hijos.

FUENTE: papisypekes.com

Método Gómins: ¿Cómo estimular la inteligencia emocional en niños? Colaboración con Nosotras.com

Inteligencia Emocional niñosNo podemos obviar que la gran olvidada del sistema educativo es la inteligencia emocional. Los padres dedican una gran cantidad de tiempo y energía en recopilar toda la información disponible para acertar en la elección del colegio y garantizarles el acceso a la mejor educación, olvidándose de la formación emocional.

No obstante, afortunadamente esto está cambiando y cada vez son más los centros educativos que tienen programas de desarrollo de la inteligencia emocional en los que se trabaja de forma grupal y en el aula el desarrollo de las competencias emocionales; y además trabajan para generar un clima positivo de convivencia donde se fomenten el respeto y la tolerancia.

El desarrollo de habilidades sociales y de la asertividad, es otra de las facetas que no se contemplan en la educación tradicional y será un aspecto fundamental a trabajar con los niños para su correcto desarrollo. Cuando los niños no saben resolver los conflictos con sus iguales, no saben defender sus derechos, ni decir lo que ellos quieren, ni lo que piensan, sin imponerlo a nadie y sin agredir, corremos el riego de que se conviertan en niños dependientes, incapaces de solucionar sus propios problemas en el futuro. Aprender esto les servirá de aprendizaje y entrenamiento para lidiar con el resto de las situaciones conflictivas con las que se encontrarán en las relaciones sociales a lo largo de toda la vida.

El trabajo de la inteligencia emocional, el entrenamiento en habilidades sociales y el desarrollo del comportamiento asertivo, tienen que realizarse de la forma más práctica posible, por eso las nuevas tecnologías se están utilizando como complemento a este aprendizaje ya que resultan más atractivas y ayudan a generar una mayor adhesión del niño al aprendizaje.

Ante la gran demanda y a la vez de desconfianza que existe sobre este tema y las actuales necesidades de los padres y de los niños de hoy, desde el Centro de Psicología Álava Reyes, y junto con investigadores de la Universidad Autónoma de Madrid, hemos realizado una aplicación para móviles y tabletas que evalúa y trabaja la inteligencia emocional en niños con edades comprendidas entre los cuadro a los doce años: Gomins. En esta plataforma, hay una gran cantidad de material para trabajar con los hijos, el reconocimiento de emociones, así como actividades que fomentan la inteligencia emocional de los niños de cuatro a doce años.

Los padres pueden conseguir que sus hijos sean un 40% más felices ayudándoles a mejorar su actitud ante la vida

Silvia Álava - British Council SchoolLos padres pueden conseguir que sus hijos sean un 40% más felices, educándoles en valores, dotándoles de herramientas emocionales y con unas pautas educativas que les permitan desarrollarse, explorar, superar sus errores, ser autónomos y seguros, según las conclusiones de las psicólogas Alejandra Vallejo-Nágera y Silvia Álava que el British Council School ha reunido en la II Jornada sobre Educación para el Bienestar en la Infancia.

   En este sentido, Vallejo-Nágera ha señalado que los niños “se enfrentan a novedades constantemente, sorpresas, amenazas, y necesitan herramientas para aprender a gestionar todas esas novedades”. Esas herramientas son “los principios básicos de su educación: la lealtad, flexibilidad, motivación, empatía, esfuerzo, capacidad de recuperarse tras el fallo, etc. Y los principales referentes para trasmitir esos valores son precisamente los padres”.

   Por su parte, Silvia Álava también ha insistido en que “los valores se enseñan con el ejemplo” de los padres y ha añadido que existen “otros valores muy importantes para enseñar a los niños como son la humildad (nadie es más que nadie), el compromiso, la gratitud, la amistad, la paciencia (las cosas nos salen siempre a la primera) o la responsabilidad (asumir las consecuencias)”.

   Ambas psicólogas coinciden también en la importancia del papel de los profesores. “Aunque los responsables de inculcar valores son los padres, si además se hace también desde el colegio, será más fácil para los niños”, ha apuntado Álava. En este sentido, la directora del British Council School, Gillian Flaxman, ha señalado querer promover iniciativas como estas Jornadas para facilitar el apoyo entre el colegio y el hogar. “Los niños están en nuestras aulas 15 años, desde los 3 a los 18 y cuando se van, lo hacen con muchos de los valores que les hemos inculcado a través de un amplio programa de actividades”.

   Además, las psicólogas han destacado que uno de los errores más comunes entre los padres es el de la sobreprotección. “No inhiban a sus hijos de la posibilidad de conocer el mundo mediante la resolución de sus problemas. Necesitan resolver por sí mismos tantos problemas como sean posibles, y tan pronto como sea posible”, ha explicado Vallejo-Nágera.

FUENTE: Europapress.com